De visita en ‘El Barrio’ con Antonio Ortiz

El joven boricua nos comenta sobre su vida como actor de cine y su amor por las artes marciales
De visita en ‘El Barrio’ con Antonio Ortiz

Nueva York —Decidimos aprovechar un día de sol en la Gran Manzana para visitar el área de East Harlem y encontrarnos con Antonio Ortiz, originario de Harlem y protagonista de las películas “Illegal Tender” y “Trouble in the Heights”, quien accedió gustoso a compartir con nosotros unas horas de su tiempo en la academia “Next Evolution Mixed Martial Arts”, uno de sus lugares favoritos.

Al llegar, un sonriente Antonio nos dio la bienvenida vestido con su acostumbrada elegancia, por cierto muy particular para un joven de 14 años. Pantalón de lino, camisa manga larga y corbata, no es exactamente la indumentaria que uno espera ver en un adolescente, a menos que se trate de una ocasión especial.

Sin embargo, tras presentarnos con su mamá y a su adorable hermanita Angie de tan sólo un año, el actor se disculpó por unos minutos para pronto aparecer transformado con su uniforme negro tipo ninja y una correa azul que marca su evolución dentro de la disciplina del karate.

“Venir acá es como una terapia”, dice el joven mientras nos muestra algunos de sus movimientos de pelea, los cuales realiza con la ayuda de su “Sensei”.

Después de una corta conversación con él, nos quedó claro que éste es el espacio que le brinda al boricua la posibilidad de experimentar unas horas de normalidad dentro de su agitada rutina, y así mismo, este pequeño lugar le sirve como un sustituto de lo que de otra forma sería su vida escolar.

“He estado estudiando desde la casa por tres años. Era demasiado ir a la escuela y trabajar. Cuando regresaba de filmar fuera siempre estaba atrasado y mis notas sufrían”, comenta Ortiz, quien ahora completa su secundaria desde su hogar con la ayuda de un tutor.

Sin embargo, contrario a lo que se podría pensar, el actor no extraña ir al colegio, ya que considera que nunca tuvo una gran cantidad de amigos allí, lo cual se debe de acuerdo a él a su madurez y al hecho de que no le interesan las mismas cosas que a sus contemporáneos.

Antonio, quien filmó su primera película “Knights of the South Bronx” a los cinco años, se encuentra buscando su próximo proyecto, y mientras esto sucede disfruta de compartir tiempo con su familia.