Fijan juicio por asesinato de Cachay

Familiares de la diseñadora peruana esperan ser favorecidos por la justicia

MANHATTAN — El juicio por el asesinato de la diseñadora de origen peruano Sylvie Cachay fue fijado ayer para el 4 de junio por la jueza del caso.

El acusado, Nicholas Brooks, 25 años, presuntamente estranguló a Cachay, 33, el 9 diciembre 2011 en la habitación número 20 del Soho House, un club exclusivo de Manhattan donde habían acudido a pasar la noche.

Según la declaración firmada de Brooks —quien mantenía desde hacía seis meses una relación amorosa con Cachay y que según la familia de la víctima había llegado a su fin— esa tarde tras mantener relaciones sexuales ella se durmió, él fue a ducharse y cuando salió se encontró la cama y parte del pelo de Cachay ardiendo.

Tras apagar el incendio, supuestamente causado por velas junto a la cabecera de la cama, ambos se fueron al Soho House huyendo del olor a quemado.

Allí, mientras Sylvie dormía, Brooks decidió salir a comer, se encontró con un hombre que le invitó a un club y posteriormente a su apartamento donde tomaron cervezas y cocaína.

Cuando pasadas varias horas regresó a SoHo Houses, ya se había descubierto el cuerpo semidesnudo de Cachay sumergido en la bañera y con señales de estrangulamiento.

Ayer, ante la jueza Bonnie Wittner, se inició la audiencia para decidir qué declaraciones de Brooks van a juicio y cuáles no.

Wittner, en una decisión verbal desde el banco, admitió todas las confesiones de Brooks a la policía, lo que objetó el abogado de Brooks, Jeffrey C. Hoffman.

Pendiente de la continuación de la audiencia, quedó para hoy la decisión de si se admiten o no las conversaciones que Brooks mantuvo con los detectives cuando iba en el auto, arrestado, después del interrogatorio.

“¿Cuánto me puede caer por algo así?…¿Se me va a fijar fianza? Tengo dinero, pero tengo que ir físicamente al banco. Soy judío y me preocupa que me pegue algún supremacista blanco. Veo el programa de Oz y he visto lo que sucede en las cárceles…”, dijo entre otras cosas Brooks al detective —hoy retirado— Robert Muller, a preguntas del fiscal.

En la audiencia, Muller confirmó que esos comentarios de Brooks no obedecían a pregunta alguna suya y que le respondió que tenía que hablarlo con su abogado y con la corte.

Hoy continuará la audiencia sobre la admisión de estas declaraciones que la portavoz de la familia Cachay, la abogada Sussan Karten, calificó de “fuertes, como declaración de culpabilidad. No dices eso a menos que hayas cometido el crimen”.

En la sala se encontraba la familia Cachay que ha estado presente en todas las audiencias judiciales.

“Esta es la parte más difícil, conseguir justicia, pero esperamos que la justicia neoyorquina esté a nuestro favor”, dijo Sylvia Panizo de Cachay, acompañada por sus hijos y esposo.