Mande el ejército nacional a las calles

Señor presidente licenciado Danilo Medina, en casi todos los países del surco latinoamericano, sus gobernantes, de manera y forma responsable, han tirado la guardia nacional o el ejército nacional a enfrentar a los anti-sociales que pretenden hacer abortar el orden establecido.

No es justo qué tengamos un ejército llamado a preservar y defender los mejores intereses de la patria sentado en sus cuarteles de manera alegre, mientras, los ciudadanos dominicanos de todos los extractos sociales no pueden conciliar el sueño nocturno en sus hogares. Tienen que estar pendiente de los ladrones y escaladores de hogares, quienes no conocen de hora ni día para lazarse a violentar nuestros hogares.

En corto ejercicio del poder, usted Sr. Presidente, viene dando clara demostración de querer hacer un gobierno, siempre pensando en los mejores intereses de los ciudadanos de su patria. Hoy, solamente esperamos que usted haga la gran diferencia de gobernantes pasados y enfrente a una delincuencia que no diferencia sexo, edad, ni posición social de sus víctimas.

Pida usted señor Presidente la opinión de sus compatriotas en cuanto a mandar ya el ejército nacional, para librarnos de esa maldecida plaga llamada “delincuencia”, que nos pretende convertir a todos los dominicanos en “prisioneros sin delitos”. Delincuencia que obliga a la gran mayoría del pueblo a mantenerse como si fuésemos guardianes sin salarios, pero dispuestos a defender nuestras familias de tantos desgraciados anti-sociales.

Ahora sí, señor Presidente, junto a la acción de mandar al ejérecito nacional a ayudar a la policia a preservar vidas y orden, inicie ya, la siembra en todo el territorio nacional de escuelas técnicas vocacionales, clubes sociales y culturales, centros para personas mayores, centros de cuidados infantiles, canchas y otros complejos deportivos.

Vamos señor Presidente, tremenda oportunidad de seguir demostrando a su patria, que usted hará lo que nunca se ha hecho y corregirá lo que está mal.

Atentamente, un dominicano que luchó por llevarlo a la presidencia, pero sufre las desgracias que nos tiene sometidos la delincuencia.