Reo embaraza a carcelera

Hispana es acusada de involucrarse en prisión con asesino de dos policías

Reo embaraza a carcelera
Ronell Wilson, convicto por asesinar dos detectives encubiertos en marzo del 2003. A la derecha la agente de prisiones, Nancy González.
Foto: AP

NUEVA YORK — Una carcelera hispana podría pagar con creces el error que cometió al sostener relaciones sexuales con un preso, por lo que enfrentaría hasta 15 años de prisión.

“Sí, su señoría”, contestó Nelly González al juez Ramón Reyes cuando le preguntó si entendía la razón de la audiencia, para determinar si quedaba detenida o la dejaba libre bajo fianza.

Con el cabello largo recogido en una cola y un abrigo largo color negro, González, de 29 años, se limpiaba las lágrimas mientras que el magistrado leía la acusación.

González trabajaba como agente de correcciones en Metropolitan Detention Center (MDC), una prisión federal en Sunset Park, Brooklyn, donde presuntamente tuvo sexo con un preso, del cual quedó embarazada. La acusada tiene actualmente ocho meses de embarazo.

Según la acusación, desde el 24 de marzo hasta el 3 de agosto de 2012, González empezó una relación intima con un preso, que después fue identificado como Ronell Wilson. El reo está encarcelado desde el 2003, convicto de matar a los detectives James Nemorin y Rodney Andrews en Staten Island.

La sindicada trabajaba en el horario de las 4 p.m., a las 12 a.m., y después de terminar sus rondas de vigilancia se encontraba en un cuarto vacío con el recluso, detalla la querella criminal.

Varios detenidos declararon haberlos visto juntos hablando largas horas: algunas veces en la celda del preso y otras veces en un cuarto, solos. También fueron vistos abrazándose y besándose.

Todo quedó grabado en las cámaras de vigilancia del centro de detenciones, por lo que las autoridades federales corroboraron las declaraciones de los reos al iniciar la investigación en septiembre. También tienen grabadas conversaciones de la acusada con familiares de Wilson, quien después fue trasferido de prisión. González avisó en el trabajo en junio que estaba embarazada.

La acusada inició una segunda relación con otro preso, quien le prometió que le ayudaría con la crianza del bebé.

En una conversación telefónica con su nuevo romance, el 20 de diciembre, González le contó quién fue su pareja anterior, cómo lo conoció y cuáles son sus temores con respecto al bebé que espera.

“Tomé el riesgo porque estaba vulnerable y quería ser amada, ahora estoy embarazada con su hijo”, le dijo telefónicamente González al segundo preso, quien no fue identificado. Le confesó que tuvo sexo con Wilson por tres fines de semana consecutivos, sólo con el propósito de quedar embarazada.

En la corte, el fiscal adjunto James McGovern indicó al juez que había llegado a un acuerdo con la fiscalía para que González quedara libre bajo fianza de $150,000 en bonos.

Dos hermanas de González estaban en la corte judicial y testificaron ante el juez que se hacían responsables de la fianza. Al salir, ni la acusada ni los familiares quisieron hablar a la prensa, pero su abogado —Anthony Ricco— indicó que su cliente está “arrepentida”, “devastada” e “incierta acerca de su futuro y la de su primogénito”.

“Ella (González) ha sufrido una serie de eventos trágicos en su vida y eso afecta el juicio de una persona”, dijo Ricco refiriéndose a la vida personal de su cliente antes de ser agente de prisiones. “Es un caso muy difícil”, agregó.