Tormenta ‘Nemo’ podría ser devastadora

Estados del noreste resignados a que la nevada les arruine su fin de semana
Tormenta ‘Nemo’ podría ser devastadora
Miles de vuelos, como la muestra este monitor del aeropuerto Internacional Logan en Boston, fueron cancelados ayer debido a la tormenta de nieve que prometía paralizar la costa norestes del país. Amtrak también canceló parte de sus viajes.
Foto: ap

Nueva York/Servicios Noticiosos/EDLP — La que podría ser la tormenta de nieve más grande en muchos años, bautizada como Nemo, provocó la cancelación de más 3 mil 800 vuelos en los aeropuertos del noreste del país y este corredor densamente poblado que va del área metropolitana de Nueva York a Boston y aún más lejos.

A los vuelos cancelados de las cuatro líneas aéreas que tienen su base en la zona urbana de Nueva York y de los cientos que llegan todos los días a los aeropuertos de la zona, podrían sumarse docenas de cancelaciones más si se cumplen los pronósticos más severos.

Servicios meteorológicos predecían ayer que Nemo podría arrojar entre apenas unas cuantas pulgadas a varios pies de nieve, lo que podría convertirla no sólo en la tormenta más poderosa de este invierno, sino incluso, para muchas comunidades, de todo un siglo.

Las aerolíneas que han cancelado sus vuelos son Delta Air Lines, United Continental Holdings y JetBlue Airways.

En tanto que los aeropuertos más afectados son Newark de Nueva Jersey, Logan de Boston, John F. Kennedy y LaGuardia de Nueva York, y O’Hare de Chicago.

Aeroméxico canceló ayer seis vuelos programados que tenían como origen o destino la ciudad de Nueva York, así como dos vuelos más programados para hoy sábado.

A todos los viajeros se le pedía que confirmaran con sus líneas aéreas si sus vuelos habían sido cancelados.

De Pensilvania a Maine, la gente se apresuró a abastecerse de alimentos, palas y otras provisiones, y cuadrillas esparcieron sal y arena sobre las carreteras, a mediados de la que había sido un invierno compasivo. Las autoridades de Boston; Providence, Rhode Island; Hartford, Connecticut, y de otras ciudades de Nueva Inglaterra suspendieron actividades escolares ayer.

“Esto no se registra todos los días. Esta va a ser una peligrosa tormenta invernal”, dijo Alan Dunham, experto del Servicio Meteorológico Nacional en Taunton, Massachusetts.

Aunque la nieve comenzó a caer desde ayer en la madrugada, se esperaba que lo peor de la tormenta iniciara en horas de la noche y la madrugada de hoy. Las ráfagas de viento podrían alcanzar las 65 millas por hora, por lo que se temía que surgieran fallas de energía eléctrica e inundaciones en zonas costeras que aún no se recuperan de la Supertormenta Sandy ocurrida en octubre.

Boston podría recibir más de dos pies de nieve, mientras que se espera que en la Ciudad de Nueva York caigan entre 4 y 6 pulgadas.

La agencia de trenes de pasajeros Amtrak canceló ayer su servicio a partir de la tarde.

El gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, anunció la prohibición de circular por las carreteras del estado y declaró declaró el estado de emergencia.

El alcalde de Boston, que se prevé sea una de las zonas más afectadas, Thomas Menino, subrayó que esta es una tormenta de “proporciones enormes”, por lo que recomendó a los ciudadanos “quedarse en casa”.

Mientras, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, activó al mediodía el centro de operaciones de emergencia del estado para poder dar seguimiento a la evolución de la tormenta y coordinar la respuesta de los servicios de emergencia, sobre todo en la zona metropolitana de Nueva York y en Long Island.

Los organizadores de la Semana de la Moda de Nueva York dijeron que contarán con cuadrillas adicionales que ayudarán en el retiro de nieve.