Culpable Pride del asesinato del detective Peter Figoski

Por haber dado muerte al agente, el individuo se expone a un mínimo de 25 años de cárcel y un máximo de cadena perpetua

Guía de Regalos

Culpable Pride del asesinato del detective Peter Figoski
Lamont Pride, al centro, podría no volver a conocer lo que es la libertad.
Foto: Archivo

Nueva York, 11 de Febrero – Un jurado encontró culpable a Lamont Pride de matar a un detective de la Policía de Nueva York durante un asalto en el barrio de Brooklyn hace 14 meses por el que también están acusados cuatro presuntos cómplices latinos.

Pride fue encontrado culpable de dos cargos de asesinato en segundo grado y homicidio agravado en segundo grado por la muerte del agente Peter Figoski en diciembre de 2011, según confirmó este lunes la Fiscalía de Brooklyn.

Pride, que tenía un amplio expediente criminal a sus espaldas y varias órdenes de arresto en su contra, se enfrenta ahora a un mínimo de 25 años de cárcel y un máximo de cadena perpetua cuando el juez dicte sentencia.

Figoski, un veterano policía de 47 años y más de dos décadas de servicio, durante las que había sido condecorado en una docena de ocasiones, murió después de recibir varios disparos durante un asalto en Brooklyn.

Las autoridades aseguraron durante el juicio que la noche del incidente el acusado y otros cuatro cómplices estaban intentando robar a un traficante de drogas cuando el agente Figoski se presentó en el lugar junto a su compañero, Glenn Estrada.

Durante el incidente el agente recibió varios disparos en la cara y falleció poco después en un hospital de Brooklyn, mientras que su compañero Estrada resultó herido en un hombro aunque fue dado de alta horas más tarde.

Tras el incidente fueron arrestados como sospechosos otras cuatro personas, identificadas como Kevin Santos, Nelson Morales, Ariel Tejada y Michael Vélez, todos ellos acusados también de asesinato en segundo grado y posesión de armas.

La Policía de Nueva York lamentó que Pride estuviese en libertad ya que estaba siendo buscado en Carolina del Norte por haber disparado a un hombre, pero un juez le dejó libre un mes antes tras pagar una fianza de $2,000.