Llanto y preguntas marcan el funeral de Saraí Sierra

Ayer, despidieron a la madre hispana asesinada en Turquía sin que la familia encuentre respuestas a los sucedido
Llanto y preguntas marcan el funeral de Saraí Sierra
El esposo de Saraí Sierra junto a familiares durante el entierro en Staten Island.
Foto: Humberto Arellano / EDLP

Staten Island – Con las manos sobre el blanco ataúd en el que reposaban los restos de Saraí, Steven Sierra prolongó interminablemente el último adiós a su esposa en medio del silencio sobrecogedor de todos los asistentes.

Saraí, de 33 años, fue asesinada en Estambul donde había viajado el 7 de enero, perdiéndose su contacto precisamente el día 21 en que tenía que regresar. Su cuerpo golpeado fue encontrado el 2 de febrero sin que hasta el momento se sepa quién acabó con su vida.

Ayer Steven junto a sus hijos Sión, de 11 años y Silas, de 9, sus padres y hermanos así como los de Saraí daban rienda suelta al dolor que les embargaba en el cementerio Silver Mount de Staten Island, donde su mujer fue enterrada. No estaban solos, les acompañaban decenas de amigos y familiares que previamente asistieron a la ceremonia religiosa en la Iglesia Cristiana Pentecostal de Staten Island a la que pertenecen.

En el funeral todos los que tomaron la palabra expresaron su fe en Dios, su consuelo en que está con él y sobre todo recordaron a Saraí por la forma en que vivió, no cómo murió, con una exhibición de las fotos de los momentos más importantes de su vida en una pizarra y un montaje multimedia que pasaba sin fin sobre una pantalla.

“No tengo respuesta para muchas preguntas, no entiendo el porqué ni por qué de esta manera…como nunca lo voy a entender ni tener respuesta debo confiar en él [Dios] y que me consuele en este momento”, dijo Steven en una emocional intervención en la que recordó a su esposa.

Tras llamarla como el amor de su vida y su mejor amiga, agradeció los años que pasaron juntos y anheló el momento de encontrarse de nuevo.

“Nos volvíamos locos el uno al otro ¡sabíamos cómo hacerlo después de 16 años!…. Ella me hacia reír ¡tanto!. Cuando me ponía furioso me hacia reír y lo mismo yo a ella”, recordó Steven calificando a su esposa de “maravillosa para mí y nuestros hijos, llena de vida, amor, fuerte e independiente”.

En la misma línea la calificaron sus hermanos, amigas y familiares que se sucedieron ante el micrófono.

También hubo alabanzas para Steven. “Cuando él era un niño me miraba y decía ´papi quiero ser grande como tú´. Ahora cuando le miro le digo hijo quiero ser como tú´´. Estoy orgulloso de ti y sé que nuestra hija, el amor de tu vida, está descansando junto al Señor”, dijo Richie Sierra, padre de Steven, después de con voz entrecortada elogiar a Saraí.

Steven agradeció la ayuda y el apoyo recibido de todos, incluidos los medios de comunicación pero se lamentó de las falsas acusaciones que han hecho sobre su esposa y que calificó de “una falta de sensibilidad. No estoy enfadado, solamente me dio tristeza”.

“Saraí está en el cielo y allí nos volveremos a encontrar”, dijo el pastor John Rocco Carlo, a cuya iglesia Saraí pertenecía desde niña y a la que vio crecer junto a sus tres hijas “tan fuertes e independientes como ella”, enamorarse casarse y tener hijos.

Las autoridades en Estambul aún no han revelado las causas el asesinato ni quién o quienes lo cometieron.