Kerry espera por Lavrov

Hace tres días que su homólogo ruso no le ha devuelto una llamada

Kerry espera por Lavrov
El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, pronuncia su discurso durante su visita a la sede del USAID en Washington, D. C.
Foto: authors

WASHINGTON, D. C. (EFE).— El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, lleva tres días esperando a que su homólogo ruso, Sérguei Lavrov, le devuelva una llamada telefónica que no obtuvo respuesta el martes, reconoció ayer el Departamento de Estado.

El nuevo titular de Exteriores estadounidense incluyó a Lavrov en su ronda de llamadas después de que Corea del Norte efectuara su nuevo ensayo nuclear, pero el jefe de la diplomacia rusa no se puso al teléfono.

El Departamento de Estado indicó entonces que Lavrov se encontraba de viaje y que Kerry confiaba en que le devolviera ese mismo día la llamada, en la que también quería consultar sobre la situación en Siria.

Sin embargo, hasta ahora “no han estado en contacto por teléfono”, según admitió ayer la portavoz de la diplomacia estadounidense, Victoria Nuland.

“Estamos dejando claro que queremos hablar si ellos quieren. Si están demasiado ocupados o tienen otros compromisos, nuestra oferta se mantiene y seguiremos con otros asuntos diplomáticos”, añadió.

La predecesora de Kerry, Hillary Clinton, ya experimentó al menos en una ocasión la falta de disponibilidad de Lavrov, que se mostró reticente a devolverle una llamada acerca de Siria a finales del año pasado.

“Francamente, no es raro, en nuestra experiencia reciente, que cuando Lavrov está lejos de su capital no devuelva las llamadas hasta que vuelve a casa”, indicó Nuland.

Kerry ya mantuvo una larga conversación con Lavrov el pasado 6 de febrero, durante su primera semana en el Departamento de Estado, en la que hablaron sobre Siria y la tensión generada entre Moscú y Washington por la prohibición rusa de las adopciones de niños de su país por familias de EEUU

Este pasado miércoles, Kerry expresó a periodistas su “esperanza de que pueda haber una ecuación en la que los rusos y estadounidenses podamos, de hecho, encontrar más terreno común” con respecto a Siria.