Correa se perfila como nuevo líder regional

Correa se perfila como nuevo líder regional
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, saluda a simpatizantes tras votar en Quito en las elecciones del domingo en el país andino para designar al jefe de Estado, vicepresidente y para conformar la Asamblea Nacional Legislativa.
Foto: efe

QUITO/AP — Con el arrollador triunfo de Rafael Correa para un nuevo período presidencial, el noveno de todos los procesos electorales que ha ganado desde 2006 en Ecuador, el economista de izquierda abre la posibilidad de convertirse en el futuro líder latinoamericano.

La enfermedad que aqueja al presidente venezolano Hugo Chávez parece allanar el camino y al ser consultado sobre el tema, el líder de la denominada revolución ciudadana no se ve reacio a asumir el nuevo reto.

“Estaremos donde seamos más útiles para nuestras patrias chicas y para la patria grande (América Latina)… donde podamos servir mejor a nuestros conciudadanos latinoamericanos”, dijo.

Sin embargo, aclaró que Chávez es “un líder histórico de la república venezolana” y que ha sido parte de algo que “estamos construyendo juntos”, se trata de un “trabajo en equipo”, aseveró.

De hecho, Correa, autocalificado como cristiano de izquierda, consideró su arrasadora victoria del domingo un “triunfo de la patria grande” con la que “consolidamos la democracia no sólo en Ecuador sino en toda nuestra América Latina.”

Para que la tendencia implantada por los gobiernos “progresistas” en la región sea irreversible debemos “consolidar los procesos revolucionarios” en Venezuela, Bolivia, Uruguay e incluso Brasil, mencionó el mandatario ecuatoriano.

Alfredo Castillo, catedrático de la Universidad Estatal de Guayaquil, opinó que Correa “representa la vivencia de un proceso de integración regional que juega un papel determinante para el destino de los pueblos.”

Expresó que el mandatario “recuperó al Estado ecuatoriano en un momento de decadencia y destrucción y el proceso de integración es un factor esencial para la reconstitución de los Estados latinoamericanos.”

Correa expuso políticas que deben aplicarse a nivel regional a través de organismos como la Unión de Naciones Suramericanas.

“Hemos propuesto políticas regionales, salarios mínimos”, afirmó al tiempo que ratificó que “si empezamos a negociar individualmente con el capital transnacional, el capital transnacional pondrá las reglas, (pero) si nos unimos somos nosotros los que vamos a poner las reglas al capital transnacional.”

Así, para Correa “la integración ya no solo es un sueño… es una necesidad de supervivencia.”

Michael Shifter, presidente de la organización Diálogo Interamericano con sede en Nueva York, señaló a la AP que a diferencia de Chávez, Correa “tiene poca capacidad para construir una coalición de países de América Latina para reducir el poder de los Estados Unidos.”

Consideró que Correa “ya está proyectado como un líder en América Latina” con este “triunfo abrumador” y para lo cual “el probable ocaso de Hugo Chávez contribuye a reforzar esa postura”.