Enseñando el valor del dinero

Si quieres que tu hijo adolescente comience a conocer el sistema financiero y a manejar apropiadamente su propio dinero, considera su entrada en el mundo bancario con el mismo cuidado que tuviste cuando empezaba a conducir — antes de dejarlo salir a la carretera, te aseguraste de que aprendiera a manejar bien, que conociera las reglas del tráfico y que supiera tomar desiciones inteligentes al volante.

Por eso sería conveniente que aprovecharas ciertas cuentas bancarias especialmente diseñadas para jóvenes, las cuales son, por lo general, más económicas que las cuentas tradicionales y ofrecen varios de sus servicios gratis o imponen multas más reducidas cuando se retira una cantidad de dinero superior a la disponible. Numerosas uniones de crédito llevan años ofreciendo estos productos, con diferentes incentivos y características.

Varios bancos e instituciones financieras ofrecen estas cuentas para adolescentes bajo el nombre general de “Teen Checking”, y ayudan enormemente a que los padres enseñen a los adolescentes de entre 13 y 17 años cómo administrar su dinero. Las cuentas de tipo “Teen Checking” brindan control por parte de los padres y mensajes a través del celular o e-mails cuando se realizan retiros o cuando el balance de la cuenta baja demasiado. Además, ofrece el enlace a una cuenta de ahorros y tiene incentivos e instrumentos educativos para ahorrar y administrar el dinero

Otras cuentas para jóvenes tienen como meta generar dividendos mensuales cuando la cuenta no baja de un balance mínimo establecido, o acceso a una tarjeta de crédito asegurada con la cuenta como respaldo. Acerca de este y otros temas financieros relacionados a las finanzas de los adolescentes puedes encontrar materiales en mi sitio http://www.juliestav.com.

Aunque la mayoría de los chicos y chicas se consideran preparados para lidiar con el mundo financiero al terminar la preparatoria, esa no es la realidad. Si bien muchos son hábiles para negociar una buena compra, probablemente muy pocos conocen de verdad cómo pagar facturas, establecer buen crédito, equilibrar una chequera, o cómo funcionan los intereses en una tarjeta de crédito.

Es aquí donde el papel de los padres es fundamental, y el buen ejemplo será la mejor herramienta de enseñanza. En una casa donde se maneje apropiadamente el tema de las finanzas, los chicos tendrán más oportunidad de aprender desde los primeros años los conocimientos que comenzarán a desarrollar mejor en la adolescencia—cuando muchos de ellos comiecen a ganar algún ingreso, a hacer compras por sí solos, a contribuir a la economía del hogar o a lidiar con costos de matrículas y ayudas financieras.

Una cuenta adaptada a estas necesidades será un gran instrumento para que tu hijo entre con el pie derecho en el mundo del dinero.