A frenar la violencia doméstica

Unen esfuerzos para prevenir más agresiones contra las mujeres
A frenar la violencia doméstica
En marzo se realiza en Nueva York la marcha de las novias contra la no violencia.
Foto: Archivo

Nueva York — El debate nacional sobre la violencia doméstica se trasladó ayer a Manhattan, en un evento que reunió a líderes de organizaciones contra un problema que afecta a millones de personas en Estados Unidos, según el Departamento de Justicia

Bajo el lema “Un día para conectar, inspirar y sanar”, decenas de panelistas, incluidas varias víctimas de violencia doméstica, hablaron abiertamente de este asunto bajo varios ángulos y aportaron soluciones.

Uno de las temas más candentes fue la violencia física y psicológica en las relaciones amorosas entre adolescentes ya que, según estadísticas de The National Network to End Domestic Violence, afecta actualmente a 1.5 millones de estudiantes al año en el país.

Para servir de inspiración a las víctimas, la cantante latina Jasmine Villegas prestó su testimonio.

Cuando tenía 17 años y su carrera ya estaba lanzada después de firmar un contrato discográfico y hacer giras con Justin Bieber, Villegas sufrió maltrato físico y psicológico por parte de su novio, con quien convivía.

“Me gritaba, me decía como tenía que vestir y me borraba mi lista de contactos del celular para asegurarse de que no tuviese amigos hombres”, relató Jasmine V, como se la conoce artísticamente. “Mi gran error es que no se lo dije a nadie, porque quería proteger a mí novio y no quería que mi familia ni mi manager lo cuestionaran”.

Las cosas tuvieron que pasar a mayores para que Villegas se diera cuenta de que ya no podía seguir así, según explicó.

“Un día, después de una discusión, me tiró encima una mesa que, por suerte, no me dio, pero rompió la ventana”, contó. “Un vecino llamó a la Policía y después de una conversación que tuve con uno de los agentes que acudieron me di cuenta del infierno en el que vivía y de que ya era hora de salir de él”.

Por toda su experiencia vivida, Villegas grabó un video de su single “Didn’t mean it”, centrado en llamar la atención sobre la violencia doméstica.

Otra panelista, Lexie Love Hodges, no sufrió este tipo de violencia, pero su hermana adolescente Yeardley Reynolds Love, estudiante de la Universidad de Virginia, perdió su vida a manos de su ex novio en 2010.

Love Hodges creó una fundación junto a su madre en honor de su hermana fallecida y ayer ofreció recomendaciones para que otras adolescentes no sufran el mismo destino que ella.

“Aunque se esté muy enamorada, hay que observar detenida y objetivamente a la pareja, por si se le ve capaz de tener reacciones violentas”, dijo.

Entre los panelistas se encontraban también muchos hombres que quieren aportar soluciones al problema de la violencia doméstica.

Uno de ellos fue Neil Irvin, director ejecutivo de Men Can Stop Rape (“Los hombres pueden detener las violaciones”), una organización con programas para que los jóvenes varones aprendan lo que Irvin llama “una masculinidad saludable”, y así prevenir desde la base maltratos y violaciones.

“Ayudamos a los jóvenes de nuestros programas a conectar con su inteligencia emocional, que es lo más importante para evitar la violencia doméstica”, explicó. “Los sentimientos positivos como la empatía y el respeto se despiertan cuando uno se conoce a sí mismo”.

Alrededor de la web