Gobernadores: Recortes amenazan avances

WASHINGTON/AP — El prolongado estancamiento presupuestario en Washington podría socavar gravemente la economía y paralizar los avances logrados tras la recesión, dijeron ayer gobernadores exasperados en su intento por explicar las consecuencias de los inminentes recortes al gasto público federal.

Durante la reunión anual de la Asociación Nacional de Gobernadores, los jefes ejecutivos estatales tanto demócratas como republicanos se manifestaron pesimistas de que ambas partes puedan encontrar una alternativa para evitar que el 1 de marzo entren en vigencia automáticamente numerosos recortes al gasto público.

Señalaron a ese estancamiento como otra crisis entre la Casa Blanca y el Congreso con el potencial de espantar a los empresarios locales, que por ende se abstendrían de hacer contrataciones. Añadieron que la parálisis obstruye también la capacidad de los gobernadores para preparar planes sobre el gasto a nivel estatal.

El gobernador de Hawaii, exrepresentante federal Neil Abercrombie, destacó que los recortes —conocidos en la jerga política como “la confiscación”— podrían propiciar el despido de 19,000 trabajadores en Pearl Harbor, blanco sorpresivo de una taque en 1941 debido al cual Estados Unidos participó en la Segunda Guerra Mundial.

“Esos recortes socavarán nuestra capacidad de presteza en Pearl Harbor. Si esto no representa un símbolo para la nación… sobre lo que ocurre cuando no cumplimos nuestras responsabilidades legislativas, entonces no sé qué lo represente”, afirmó.

La pugna presupuestaria tiene lugar en momentos en que muchos estados afirman que toma fuerza su recuperación económica desde el trastorno financiero en 2008 y 2009.

Los estados esperan que sus ingresos totales de recursos de este año superen las cantidades previas al inicio de la Gran Recesión. Se prevé que los ingresos alcanzarán $693,000 millones para el ejercicio presupuestario 2013.