Retiran albóndigas con carne de caballo

La empresa Ikea se suma así a otras compañías que enfrentan el mismo problema

Retiran albóndigas con carne de caballo
Un cartel publicita el plato de albóndigas ofrecido por la cadena sueca de muebles IKEA en el aparcamiento del establecimiento que la firma tiene en Malmo (Suecia). Ayer, se suspendió las ventas de ese producto.
Foto: EFE

Berlín/EFE — El gigante de la decoración sueco IKEA confirmó ayer que ha decidido retirar preventivamente de todas sus tiendas y restaurantes en Europa las albóndigas suecas Köttbullar, tras descubrirse carne de caballo en las de sus filiales checas.

La portavoz de IKEA, Ylva Magnusson, explicó que después de que catorce divisiones nacionales de la compañía decidiesen suspender la venta de este producto, la central de la empresa ha optado por ampliar esta medida cautelar a todos sus establecimientos en Europa.

“Es muy importante no preocupar a nuestros clientes”, argumentó Magnusson, que avanzó el inicio de “más investigaciones”.

Con estos nuevos resultados en la mano, el gigante sueco decidirá qué hacer con sus populares Köttbullar, en tela de juicio desde que las comercializadas en la República Checa dieran positivo en un control sanitario para detectar carne de caballo, según pudo saberse.

Por el momento sólo se ha confirmado que las Köttbullar comercializadas en la República Checa contenía carne equina, pero, las divisiones de IKEA en Suecia, Eslovaquia, Hungría, Francia, Reino Unido, Portugal, Holanda, Bélgica, España, Grecia, Italia, Chipre e Irlanda, decidieron preventivamente retirarlas.

Magnusson explicó que una única empresa de nacionalidad sueca produce las Köttbullar para la mayoría de divisiones nacionales de IKEA en Europa y sólo las divisiones de Noruega, Rusia, Polonia y Suiza cuentan con sendos proveedores locales.