Calientan motores de la reforma

Gobernador Cuomo pule detalles de la nueva Oficina para Nuevos Americanos
Calientan motores de la reforma
Para César Perales, la Oficina para Nuevos Americanos convierte a Nueva York en un estado pionero en el desarrollo de este tipo de iniciativa.
Foto: EDLPHumberto Arellano

Nueva York — Mientras Washington decide el futuro de una reforma migratoria, en el estado de Nueva York ya se adelantan iniciativas para ayudar a los millones que se beneficiarán con ella.

La nueva Oficina para Nuevos Americanos (ONA), uno de los proyectos con los que el gobernador Andrew Cuomo quiere reforzar el espíritu progresista de Nueva York, muy pronto abrirá sus puertas oficialmente.

Según el secretario de estado, César Perales, desde su aprobación en 2012, el gobierno ha trabajado con instituciones de base para crear una red de servicios para inmigrantes, en la cual “se les enseñará inglés gratuitamente, se les preparará para que obtengan la ciudadanía y se les ofrecerá asistencia para que creen negocios”.

Unos 27 centros de oportunidades, llamados ONA en inglés, atenderán a más de un millón de neoyorquinos elegibles para naturalizarse, promete el proyecto. Perales no reveló cuando será el anuncio, pero desde octubre organizaciones, como Se Hace Camino NY y New York Immigration Coalition (NYIC), están sirviendo de piloto para el proyecto. YMCA creó seis de estas dependencias en áreas como Chinatown, Prospect Park, North Shore y Flushing.

“Esta oficina es un buen marco para construir la capacidad que necesitamos para proveer servicios críticos a inmigrantes, especialmente si se aprueba su legalización”, dijo Karen Kaminsky, subdirectora ejecutiva de NYIC, una alianza de más de 200 grupos que apoyan la reforma migratoria.

La red pagará a asesores legales que ofrezcan consultoría y entrenamiento en temas migratorios en estos sitios. En total, la oficina tendrá un presupuesto de $3,440,000.

Ser parte de ONA facilitará a Se Hace Camino NY atender unas 500 familias más en cada sede de Long Island y Queens, para las cuales se aprobaron los fondos estatales. “Esto nos va a permitir expandir estos servicios que ya teníamos y enfocarnos en asuntos de la acción diferida”, comentó el subdirector Theo Oshiro. “Además, nos conectará con otras organizaciones para planificar esa asistencia de manera más innovadora”.

Perales, quien asegura que Nueva York será el pionero con una iniciativa de esta naturaleza, cree que ONA será fundamental en estos tiempos de reforma migratoria: “Ahora que el gobierno federal está creando el camino para la ciudadanía, estos servicios beneficiarán a todos”.

En el año fiscal 2013-14, además del aumento del salario mínimo de $7.25 a $8.75, Cuomo propone impulsar el desarrollo económico. En su estrategia de generación de empleo, garantizará fondos para programas de formación laboral en las universidades comunitarias —aseguró Perales—, lo que beneficiaría a miles de estudiantes indocumentados que sirven estas instituciones.

No obstante, el ejecutivo justificó el silencio del mandatario regional sobre la NY Dream Act, una ley estatal de asistencia financiera para estos alumnos. El Gobernador prefiere esperar que la nueva ley de inmigración federal, apuntó.

“Nadie cree que él no firmará la Dream Act si la Legislatura lo aprueba”, pero será difícil por la oposición de los republicanos en el Senado, agregó.