Rick Scott alerta “desastre” por recortes en Defensa

El Gobernador teme que miles de habitantes de Florida pierdan sus puestos de trabajo, además de otros efectos negativos en el estado
Rick Scott alerta “desastre” por recortes en Defensa
Scott advirtió que la administración Obama será responsable de que "miles de habitantes de Florida pierdan sus puestos de trabajo".
Foto: Archivo

Miami – El gobernador de Florida, Rick Scott, pidió este miércoles al presidente Barack Obama que sustituya los “inminentes y desastrosos” recortes previstos en Defensa de cara al ajuste presupuestario, por otros que “hagan más eficaz al Gobierno”.

Además, le advirtió que su Administración será responsable de que “miles de habitantes de Florida pierdan sus puestos de trabajo” si no logra “hacer su trabajo de gestionar de una manera responsable su presupuesto”.

En una carta remitida este miércoles a Obama, el republicano relata sus preocupaciones respecto a los efectos que tendrán los recortes del gasto público que entrarán en vigor de forma automática el 1 de marzo si Washington no acuerda otras vías para contener el déficit público.

Los recortes, que ascenderían a $1.2 billones para los próximos diez años, pueden provocar una reducción indiscriminada del presupuesto de las agencias federales, especialmente en Defensa.

“El impacto en las instalaciones militares de Florida y el sector de defensa será severo. Nuestras preocupaciones inmediatas son las dramáticas reducciones a nuestra Guardia Nacional, lo que amenaza nuestra capacidad de respuesta a los incendios forestales en esta primavera y a los huracanes este verano”, detalla Scott.

En ese sentido, recuerda en su escrito que este sector aporta $73,400 anuales a la economía de Florida y es responsable de 754,000 puestos de trabajo. Unos 30,000 puestos de trabajo relacionados directa o indirectamente con la Defensa podrían estar en peligro en este estado.

“Florida es uno de los estados del país más centrados en la Defensa”, recuerda Scott. Sólo en la franja noroeste del estado el 35 % de la economía está relacionada con el sector militar.

Con sus críticas el gobernador se suma a otras organizaciones que advierten de los peligros de estos recortes. “Lidere EE.UU. en la evasión de una crisis fiscal” y “administre las reducciones de gasto de una manera responsable”, le reclama.

“Es imperativo -añade- que su Administración haga el duro trabajo necesario para acometer los recortes presupuestarios que crean eficiencias y, al mismo tiempo protege los servicios más importantes”.

La propia Casa Blanca ha hecho público un documento en el que detalla los efectos que esos recortes tendrán en Florida -no sólo en el ámbito de la defensa- si no se acuerda otra fórmula para recortar el caso.

Así, se calcula por ejemplo que ese recortarán en unos $8 millones los fondos para entidades que atienden a ancianos y la educación perderá $54.5 millones en fondos públicos, lo que a su vez pondrá en peligro cientos de empleos entre el profesorado.

También se puede perder un millón de dólares en asistencia jurídica e incluso se podrían ver recortados los efectivos federales en los controles de pasaportes de los aeropuertos, lo que se traduciría en aún más filas para procesar la entrada de turistas.

“Los recortes amenazan a cientos de miles de empleos de la clase media y a servicios vitales para niños, ancianos, enfermos mentales y nuestros hombres y mujeres en uniforme”, defiende la Casa Blanca, que reclama a los republicanos que accedan a “pedir a los ricos que paguen un poco más” en sus impuestos.

Sin un acuerdo, unos 95,000 estudiantes menos tendrán acceso a becas y unas 130 escuelas verán reducida su financiación, al tiempo que se perderán 31.1 millones en fondos para unos 380 maestros, asistentes y personal de ayuda a niños con discapacidades.

En el ámbito medioambiental, se podrían perder 5.2 millones en fondos para garantizar el agua potable y la calidad del aire, así como para prevenir la contaminación por plaguicidas y desechos peligrosos. También están en juego 1.1 millones en subvenciones para la protección de la pesca y la vida silvestre en este estado.

Otras áreas que se verían afectadas son desde el control de alimentos y la protección de fronteras y de comunidades indígenas, hasta la ayuda para buscar empleo, el cuidado infantil, la lucha contra la violencia doméstica o el combate al consumo de drogas.

Por ejemplo, y siempre según los datos de la Casa Blanca, unos 7,450 niños menos recibirían vacunas para enfermedades básicas como el sarampión, las paperas, la rubéola, el tétanos, la tos ferina, la gripe y la hepatitis B, ya que esta partida se recortaría en unos $509,000.