AP me abrió las puertas a la universidad y a mi futuro

El programa de cursos avanzados AP me ha dado la oportunidad de ser una esperanza para el futuro. Desde que llegué a este país hace cuatro años, el programa AP me ha permitido plantearme retos que van más allá de mis propios sueños. Nunca habría imaginado lo alto que podría llegar mi nivel de aprendizaje.

Cuando llegué a Estados Unidos procedente de la República Dominicana, en el 2008, no tenía ni idea de qué era el programa AP, qué significaba para mí, ni lo exigente que podría ser. En ese entonces, pensaba que los retos más difíciles que podía enfrentar alguien era mudarse a un país nuevo, hacer nuevos amigos y aprender un idioma nuevo: básicamente volver a empezar una vida nueva. Pero luego de lograr mi reto más difícil de aprender el inglés, después de vivir sólo un año en el país, necesitaba encontrar un medio para poner a prueba mi potencial académico. Después de dos años aquí, decidí tomar mi primer curso del programa AP en historia global. Una vez en clase, me di cuenta de lo difícil que era, pero sabía que la experiencia me ayudaría a desarrollar habilidades para la vida real. Con mucha dedicación y empeño, logré obtener la calificación más alta de 5 puntos en mi primer examen.

Al inicio de mi tercer año de secundaria, emprendí un reto aún mayor al matricularme en varios cursos AP. Hubo muchas ocasiones en que pensé que estaba loco por tomar múltiples cursos de nivel universitario en un año. Pero confiaba en mi plan a largo plazo de mejorar por medio de la educación. Este propósito impulsó mi motivación para trabajar duro y me llevó a convertirme en un Estudiante Distinguido AP. Logré realizar exitosamente una tarea que parecía imposible, especialmente como estudiante latino, con tan solo unos cuantos años en el país.

El programa AP me ha sido muy valioso porque ha sido mi puerta de entrada al mundo real del trabajo riguroso a nivel universitario. Mis cursos avanzados me han presentado un reto a cada paso, pero también me han dado esperanza. Como inmigrante, sabía que EE.UU. era la tierra de las oportunidades donde, siempre y cuando trabajara duro, podía llegar a la universidad.

Pero ahora que he tomado y sobresalido en el programa de cursos avanzados, no solo me veo a mí mismo asistiendo a la universidad, sino también graduándome como estudiante destacado en una de las mejores escuelas del país. Gracias al curso de Química AP, sé que mi meta es convertirme en ingeniero químico. El programa me ha convertido en un gran estudiante que ha enviado solicitudes de admisión a escuelas prestigiosas como el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Princeton y Cornell, con una posibilidad real de ser aceptado.

Muchos estudiantes latinos carecen de preparación y dirección. Éstas son las cosas que el programa AP esencialmente ofrece a estudiantes como yo. Al abrir muchas puertas, el este programa me ha permitido ser la esperanza para el futuro de nuestra comunidad latina, pero yo no debería contarme entre la minoría. Así sea usted estudiante, padre de familia, maestro o político, lo desafío a llevar a otras personas al programa AP y brindarles a muchos estudiantes latinos esa oportunidad de hacer realidad sus sueños.