¿Un nuevo rumbo para el Vaticano?

¿Un nuevo rumbo para el Vaticano?
Peter Kodwo Appiah Turkson, cardenal de Ghana, se encuentra entre el selecto grupo que podría convertirse en el nuevo Papa de la iglesia católica.
Foto: ap

NUEVA YORK — Existe la posibilidad –aunque baja- de que el próximo Papa sea negro, lo que según para algunos creyentes, lo más importante no es el color sino que sea alguien con mente abierta, mientras que para otros reina el temor de que la profecía sobre la proximidad del fin del mundo se cumpla.

Para el profesor de Teología Daniel Alvarez, existen probabilidades de que el próximo Papa sea un cardenal negro, porque uno de los “papables” es precisamente el Cardenal Peter Kodowo Appiah Turkson de Ghana, de 64 años, sin embargo aclaró que “no se puede descartar a otros candidatos como el de Filipinas, Luis Antonio Tagle, 54 y el cardenal Odilo Scherer, 63, de Brasil.

Recalcando que tampoco se puede olvidar que los italianos quieren recuperar el poder, por lo que no duda que la elección podría “no ser tan fácil”.

Además de Turkson, los otros cardenales negros son: Emmanuel Wamala de Uganda, Gabriel Zubeir Wako de Sudan y Laurent Monsengwo Pasinya, de la República Democrática del Congo.

A esto se le agrega que uno de los retos que enfrentará el próximo Papa -sin importar su origen- de acuerdo a Álvarez, es el que tendrá que “lidiar con el escándalo de pedofilia, un problema que no solo es a nivel de sacerdotes, sino de cardenales que han sido cómplices con su silencio”.

El experto citó también el problema existente en el Banco del Vaticano, además de las exigencias del mundo moderno en cuanto a abolir el celibato.

El teólogo Padre Terrance Moran, de la Iglesia Santa Elizabeth, en la elección del Papa no hay discriminación pero hay que ser realista “aunque el crecimiento de la iglesia católica se ve reflejado más en África y Asia, la mayoría de los cardenales vienen de Europa y Latinoamérica”.

Explicó que “los cardenales podrían contemplar las necesidades de la iglesia y nombren a un Papa del tercer mundo, no necesariamente negro”.

La elección de un Papa negro, es mencionado en varias profecías, la más popular la de Nostradamus, en la que se vaticina la proximidad del Apocalipsis, con la llegada de un hombre negro con mucho poder –interpretado para muchos como al Sumo Pontífice.