Napolitano: ICE seguirá liberando

No hay otra opción tras lo srecortes a; presupuesto de ICE, afirma

WASHINGTON, D.C.— “No hay más opciones y seguiremos adelante”, afirmó ayer, la Secretaria del Departamento de Seguridad Interna (DHS), Janet Napolitano, refiriéndose a la excarcelación de cientos de indocumentados en centros de detención a lo largo del país.

A mediados de febrero, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), tomó la decisión. En una declaración pública la agencia detalló que los recortes automáticos al presupuesto los forzaron a tomar esta acción.

Las personas han salido con métodos alternativos a la detención, como brazaletes de monitoreo. Pero la agencia ha recibido fuertes críticas desde que inició la implementación de la medida.

El viernes pasada, Virginia Kice, directora de comunicaciones de ICE para la región oeste informó a La Opinión que la política de liberación temprana sería suspendida.

Sin embargo, en un evento organizado ayer por Político, Napolitano afirmó que “seguiremos identificando a las personas con el nivel de riesgo más bajo y buscando medidas alternativas de supervisión”.

Kice dijo no tener comentarios sobre las posturas encontradas de ICE y DHS.

Napolitano enfatizó que funcionarios de carrera propusieron la iniciativa y que las personas que han salido de los centros de detención, representan un “riesgo bajo” a la seguridad de Estados Unidos.

La secretaria Napolitano aseguró que el Congreso dejó a la agencia sin opciones, ya que redujo el presupuesto disponible y no permitió una redistribución interna de los recursos. La supervisión de personas en proceso de deportación fuera de las cárceles ahorra 164 dólares diarios al gobierno.

Pedro García fue uno de los indocumentados que salieron de Broward Transitional Center en La Florida la semana pasada. Aunque sólo estuvo 15 días detenido por ICE, para su familia fue una eternidad. Con un hijo de 7 años, un bebé recién nacido y Rebeca, su espos, convaleciente de una cesárea, las cosas no estaban bien.

“Yo sólo tenía una infracción por manejar sin licencia. He pasado 13 años en este país. Les conté toda mi historia, les expliqué… yo creo que por eso me soltaron”, contó a La Opinión. García quiere pelear su caso, aunque por el momento no puede trabajar en los campos, como acostumbraba, debido al brazalete de monitoreo que le colocó ICE.

“Ahora después de la cesárea no puedo trabajar”, dijo Rebeca. “Cuando lo tomaron, pensaba qué le pasaría a nuestros hijos. Mi niño lloraba por su papá. Nos dijeron que si no poníamos un abogado, lo deportarían. No sé cómo vamos a conseguir el dinero”.

Varios legisladores han calificado la decisión de DHS como “irresponsable”.

En una carta enviada la semana pasada por el senador Charles Grassley (R-IA) y el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Bob Goodlatte (R-VA) los congresistas exigieron más información al gobierno .

“Hemos recibido datos de que ICE está liberando a extranjeros acusados de fraude, robo, delitos como manejar bajo influencia de alcohol, en masa […] Según otros reportes, extranjeros ilegales, miembros de pandillas y aquellos que han sido arrestados por crímenes serios, pero no condenados, también han salido de los centros de detención”, agregaron.

Funcionarios republicanos en el Comité Judicial aseguraron a La Opinión que “todavía no reciben respuestas de ICE”, lo que mantiene la molestia en diversas oficinas, tanto en el Senado, como la Cámara de Representantes.

Ayer, Napolitano junto con los ex secretarios de DHS, Michael Chertoff y Tom Ridge, destacaron la importancia de una reforma migratoria. Chertoff, quien fue uno de los hombres ancla con que el expresidente George W. Bush impulsó un proyecto de ley, insistió en que el tiempo es clave.

“El proyecto debe moverse rápido. Además se necesita poner datos al lado de la propuesta para demostrar cuánto se ha avanzado”, explicó.

El grupo de ocho senadores que están negociando una reforma se ha fijado el mes de marzo como fecha límite para presentar un proyecto de ley.