No más cheques de papel del Seguro Social

No más cheques de papel del Seguro Social
Apartir de esta semana, los jubilados recibirán su pensión vía un depósito electrónico o una tarjeta de débito. AP

Washington, D. C.

Se acabó el tiempo para usar los cheques de papel del Seguro Social, ya que esta semana comenzó a regir una nueva regulación del Departamento del Tesoro que estipula que las personas recibirán su dinero a través de depósito electrónico o en tarjeta de débito. “direct express debit card”.

Es uno de los beneficios más importantes para la comunidad y uno de los que más ha sido cuestionado en Washington. No solo por el nivel de recursos que extrae del presupuesto fiscal, sino por la cantidad de fraude que se asocia al uso de cheques para entregar los fondos.

Melisa Koide, subsecretaria para políticas de consumidores en el Departamento del Tesoro (TD), especificó que solo en 2011 unos 440,000 cheques del Seguro Social se perdieron o fueron robados. Esto implicó al menos $70 millones en pérdidas, un problema que el Gobierno federal pretende reducir con el uso de cuentas de banco y una tarjeta de débito conocida como direct express debit card.

Las personas que aún no han realizado el cambio serán notificadas por el Gobierno y probablemente recibirán el servicio electrónico en un plazo breve.

Además de los cheques del Seguro Social, todos los beneficios de pagos federales utilizarán este sistema, incluyendo Ingreso Suplementario de Seguridad (SSI), veteranos Junta de Retiro Ferroviario y pagos por discapacidad.

Respecto a la preocupación por usuarios con un inglés limitado o personas que no se sientan cómodas con el cambio, Koide especificó que el Gobierno “ha trabajado por varios años en la transición y han colaborado con organizaciones en diferentes comunidades para educar a los usuarios, muchos de ellos con un idioma nativo diferente al inglés”, dijo.

De acuerdo con el Consejo Nacional de la Raza, en 2009 unos 52 millones de estadounidenses recibían beneficios del Seguro Social, incluyendo 2 millones de hispanos. En 2011, el ingreso promedio de este beneficio para los hombres hispanos mayores de 65 años fue de $12,921 anuales y para las mujeres fue de $10,438.

Según estadísticas gubernamentales, un 93% de los beneficiarios ya han realizado el cambio del papel a los depósitos electrónicos.

En el caso particular de la tarjeta, existen distintas alternativas de uso, por ejemplo, . Básicamente funciona como una tarjeta de débito, lo que les permite a los usuarios utilizarla en cajeros automáticos. Actualmente existen más de 50,000 ATM que no cobran por extraer el dinero, una vez al mes.

A su vez, se pueden realizar compras en tiendas comerciales estadounidenses de manera gratuita, permitiendo la opción de obtener dinero en efectivo con cada transacción.

“Los cajeros automáticos tienen el problema que funcionan solo con billetes de $20, entonces ¿cómo sacas esos $19.99 que restan?”, comentó Jeanne Hogarth, vicepresidente de política pública del Centro para Servicios Financieros de Innovación.

“Con el uso de la tarjeta, el gobierno tendrá datos interesantes respecto a los patrones de consumo de los estadounidenses”, agregó.

Las únicas personas que estarán eximidas del nuevo sistema y seguirán recibiendo sus cheques en papel serán los nacidos antes de 1 de mayo de 1921, aquellos que viven en áreas remotas, donde la infraestructura bancaria es insuficiente, y quienes tengan algún impedimento mental para utilizar el nuevo servicio.