Entrega de exconvicto: falsa alarma

NUEVA YORK/AP — El exconvicto Julio Acevedo, sospechoso de haber provocado el accidente de tránsito que el pasado domingo causó la muerte de Nachman y Raizy Glauber y del bebé de ambos, hizo creer ayer a la Policía que quería entregarse, aunque al cierre de esta edición aún continuaba en paradero desconocido.

Agentes que investigan el caso hablaron ayer con un amigo de Acevedo, quien les dijo que él quería entregarse a las autoridades para que éstos determinen si le radicarán cargos por abandonar la escena del accidente. No obstante, hasta el momento, el individuo no ha permitido que la policía tenga contacto directo con él.

El Comsionado de Policía, Raymond Kelly, dijo ayer que se intensificará la búsqueda del sospechoso, sin esperar a que él tome una decisión.

“No sé si está jugando o qué”, dijo Kelly. “Estamos activamente buscándolo; no vamos a esperar a que venga y se entregue”, aseguró.

Kelly también restó credibilidad a la declaración de Acevedo, de que chocó porque venía huyendo de alguien que le había disparado. El comisionado agregó que no existe reporte de que alguien disparase un arma en todo el área cercana a donde se produjo el accidente.

La comunidad judía ortodoxa de Brooklyn también está ofreciendo una recompensa de $15,000 por información que lleve al arresto de Acevedo.