Cae nieve y lluvia sobre mojado

Cae nieve y lluvia sobre mojado
Aunque no llegó en la mañana como se esperaba, la tormenta invernal prometía lluvia, nieve y frías temperaturas a todos los residentes de Nueva York.
Foto: EDLP Mariela Lombard

Nueva York — El aviso de la denominada última tormenta de la temporada invernal mantuvo a la expectativa a los neoyorquinos durante horas.

Aunque los pronósticos apuntaban a que en la mañana ayer la tormenta iba a estar en pleno auge, no fue hasta las horas de la tarde que los copos de nieve comenzaron a caer en la ciudad.

Como “pura bulla” fue considerada las alertas de la tormenta por algunos residentes.

“Alarman a la gente por nada. Desde ayer están diciendo que va caer una fuerte nevada y no cae nada”, se quejó Natalia Ortega.

Los altibajos en las temperaturas durante las últimas semanas tenían desesperado al trabajador callejero Arturo Rodríguez, quien batallaba contra el frío para ganarse el sustento diario.

“Llueva, truene o relampaguee hay que salir a trabajar. Con o sin tormenta tengo que estar en esta esquina repartiendo folletos”, dijo Rodríguez, mientras cumplía con su tarea de repartir folletos.

En la tarde de ayer, los efectos de la tormenta, de la que se esperaba mucha lluvia y hasta nueve pulgadas de nieve en algunas zonas, según los meteorólogos, no se habían hecho sentir en el área metropolitana.

“El frío no se quiere ir y mientras tanto hay que soportar las bajas temperaturas”, comentó Betty Ruiz, que trabaja como cajera.

La tormenta provocó nuevos daños en tramos de la costa de Nueva Jersey que aún buscan recuperarse de los provocados por la supertormenta Sandy, al tiempo que los habitantes de Nueva Inglaterra se preparaban para posibles inundaciones y desalojos.

El fenómeno en las postrimerías del invierno cubrió de nieve partes del centro-norte y de la región central de la costa del Atlántico, pero prácticamente no tocó a Washington. A medida que avanzab a por la costa hacia el norte se esperaban fuertes vientos, mucha nieve y apagones.

En el poblado costero de Mantoloking, en Nueva Jersey, golpeado por Sandy, las olas penetraron unas dunas temporales durante la marea alta de la madrugada, obligando el cierre de una importante carretera.

Sandy, que azotó la costa a fines de 2012, dañó las 521 casas allí.

— Con servicios noticiosos