Nicolás Maduro: Chávez vive, la lucha sigue

Venezuela rinde funerales de Estado a Hugo Chávez
Nicolás Maduro: Chávez vive, la lucha sigue
Jefes de Gobierno y representantes de más de un centenar de países, durante los funerales del presidente Hugo Chávez oficiados ayer en la Academia Militar.
Foto: FOTOS EFE

CARACAS, Venezuela — Líderes mundiales se unieron ayer al funeral de Estado al mandatario Hugo Chávez en una ceremonia en la que el reverendo estadounidense Jessy Jackson pidió al próximo presidente encargado Nicolás Maduro que tenga la fortaleza y entereza necesaria para conducir a Venezuela y pueda tender nuevos puentes con Estados Unidos.

Los funerales de Estado al mandatario Hugo Chávez se realizaron unas horas antes de una ceremonia en la que se preveía que su sucesor elegido Nicolás Maduro fuera juramentado como presidente encargado en un acto rechazado por la oposición.

Maduro agradeció la presencia de los jefes de Estado por haber “traído su amor más puro a este hombre más allá de las fronteras políticas y las ideologías”, a un Chávez que dijo que fue el hombre “más vilipendiado” del mundo.

“¡No pueden contigo!”, gritó Maduro con la voz quebrada y el llanto a flote.

“La batalla continúa, ¡Chávez vive, la lucha sigue! Que viva Hugo Chávez, que viva nuestro pueblo”, gritó emocionado el vicepresidente entre aplausos de los asistentes

Entre llantos y a gritos Maduro expresó que Chávez tenía desde adentro unos de los “escudos más poderosos que puede tener un ser humano que es su pureza, su verdad, su escudo de pureza de amor de Cristo de Cristo, de hijo verdadero de Cristo”, que aseguró que lo salvó de “la injuria, de la infamia”.

“Aquí está invicto, puro, transparente, único, verdadero, vivo para siempre, para todos los tiempos para este y todos los tiempos futuros. Comandante no pudieron contigo, no podrán con nosotros jamás, jamás podrán”, dijo conmovido el vicepresidente arrancando aplausos entre los presentes.

“Hemos roto el maleficio de la traición de la patria y romperos el maleficio de la derrota”, acotó.

Dentro de la academia militar, un coro y una orquesta dieron inicio a la ceremonia entonando el himno nacional de Venezuela mientras funcionarios del gobierno, encabezados por el aún vicepresidente Maduro, los líderes de gobierno y algunas personalidades como el actor Sean Penn.

“Viva Chávez”, gritaron los asistentes al término de la entonación del himno nacional.

Enseguida, el vicepresidente Nicolás Maduro colocó sobre el féretro de Chávez la espada del libertador Simón Bolívar, que según el maestro de ceremonias compró el gobierno a familiares por 120 bolívares.

En grupos, los líderes asistentes realizaron guardias de honor alrededor del ataúd café, cubierto con la bandera venezolana.

La cantidad de invitados y la expectativa general ante el acontecimiento no se veía desde febrero de 1989, cuando asumió la presidencia Carlos Andrés Pérez en un fastuoso acto al que asistieron como invitados desde Fidel Castro hasta el entonces vicepresidente de Estados Unidos, Dan Quayle.

Un día después de que se anunciara la decisión de embalsamar el cuerpo de Chávez, quien murió el 5 de marzo tras dos años de padecer cáncer, la capital venezolana aguardaba la última gran ceremonia para el dirigente.