Obama pide orar por la reforma

Washington/EFE — El presidente de EE.UU., Barack Obama, pidió ayer oraciones a los líderes de las comunidades de fe en el país para que el Congreso apruebe una reforma migratoria integral este año, según afirmaron hoy los religiosos tras una reunión con él a puerta cerrada.

“Comenzamos la reunión orando por el presidente y por los inmigrantes y cuando terminamos, él (Obama) nos preguntó si iba a ver otra oración. Ofrecimos otra oración pidiendo sabiduría para el presidente y los congresistas también”, dijo a la prensa la obispo Minerva Carcaño, de la Iglesia Metodista Unida de Los Angeles (California).

Obama se reunió ayer a puerta cerrada con líderes religiosos para analizar la urgencia de una reforma migratoria integral, como parte de su ronda de contactos dirigida a impulsar sus prioridades legislativas de este año.

“Nos pidió que sigamos orando y que sigamos trabajando” por la reforma, resumió Carcaño, quien la consideró un “asunto moral”.

Por su parte, el arzobispo católico de Los Angeles, José Gómez, calificó el encuentro de poco más de una hora como “muy agradable” y en el que Obama “primero que nada nos pidió nuestras oraciones para que efectivamente la reforma se haga una realidad”.

“Conversamos sobre la urgencia de que ésta sea una reforma en donde se incluyan todas las necesidades de los inmigrantes y de nuestro país”, añadió Gómez, el primer jefe latino de la Iglesia Católica de Los Angeles.

La semana pasada, la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU. (USCCB, en inglés) anunció el desembolso de 800,000 dólares adicionales para “movilizar a los católicos a favor de una reforma migratoria integral y preparar a las instituciones católicas a prestar servicios a las comunidades que se beneficien” de la reforma.

En total, la USCCB, a través de su campaña nacional contra la pobreza, ha invertido en el último año más de 3.5 millones de dólares para apoyar a organizaciones de base que luchan por esa reforma.

Gómez señaló que para la Iglesia Católica, que ha abogado por la justicia con los inmigrantes desde 2005, es importante que los feligreses usen el tiempo de la Cuaresma, Semana Santa y Pascua para luchar por ese proyecto.

“Es importante que levantemos nuestra voz para que todos entiendan la necesidad de tratar con dignidad a las personas”, subrayó Gómez, de origen mexicano.

En ese sentido, el reverendo Samuel Rodríguez señaló que están aprovechando estas celebraciones cristianas para convencer a la opinión pública sobre la necesidad de sacar de la sombra a la población clandestina.

Rodríguez, considerado uno de los líderes evangélicos de mayor prominencia en EE.UU., recordó que los pastores vienen promoviendo la reforma desde el púlpito como “un deber cristiano”.