Si no fuera por El Diario: Rol y legado de un centenario

Diez misiones que hubieran sido difíciles de cumplir sin la influencia de El Campeón de los Hispanos
Si no fuera por El Diario: Rol y legado de un centenario
archivoarchivo
Foto: archivo

Nueva York — Reducir a 10 puntos el impacto de unos 36,500 días de contínuo periodismo es una tarea cuesta arriba. Aun así, quisimos resumir algunos de los papeles que El Diario/La Prensa ha jugado –y sigue jugando— en el desenvolvimiento de los latinos del área de Nueva York.

Sea en la labor de desarrollar una estructura económica, cultural y deportiva, o en la defensa de los derechos civiles y la equidad social, El Diario ha sido testigo constante de los aconteceres latinos de este lado del país y un inapagable altavoz para la concientización de las necesidades de nuestra gente.

De los cometidos que ha tomado El Diario/La Prensa derivan grandes contribuciones. La siguiente lista incluye algunos de los roles que nuestro periódico ha jugado y de los cambios que ha propulsado en sus 10 décadas de labor. Por descontado, 100 años de tinta suelta han valido la pena, y mucho.

1- Desfiles, reinados, e iniciativas civiles. El diario hispano de Nueva York ha servido de plataforma, y en muchos casos de patrocinante, para todo tipo de actividades cívicas y culturales. En los años 1920 y 30, La Prensa tuvo un papel importante en la consolidación de las sociedades benéficas españolas y de las sociedades puertorriqueñas –iniciativas que buscaban brindar servicios sociales a los hispanos. En los 50, el concurso “Reina de La Prensa” fue un gran éxito. Hoy, decenas de certámenes por toda la ciudad encuentran apoyo en estas páginas. El Diario también ha brindado infatigable respaldo a iniciativas culturales, desde la Parada Nacional de Puerto Rico y el Desfile Dominicano hasta fiestas de grupos más incipientes. Con el tiempo, la comunidad se ha vuelto prolífica y más sofisticada en la organización de eventos.

2- Campeón, de pequeñas y grandes ligas. Más que un hecho que contar, los deportes son una manera de reunirnos como comunidad. Por 100 años, una larga lista de pequeñas ligas y clubes deportivos hispanos han conseguido apoyo en este diario. Ya en años 1920 y 30, cuando habían menos de 20,000 latinos en la ciudad, este periódico celebraba la popular fiesta deportiva Copa La Prensa de la Liga Hispanoamericana de Fútbol. En los 70, el periódico patrocinó el Maratón de Nueva Jersey. Hoy en día, decenas de pequeñas, medianas y grandes organizaciones deportivas siguen utilizando a El Diario como medio de promoción, y nuestros reporteros siguen narrando partidos y documentando el rol que juega el deporte en la comunidad hispana.

3- Líder de luchas sociales. Abundan ejemplos en los que este periódico ha contribuido a resolver situaciones de clara injusticia. Entre casos que fueron emblemáticos, está la denuncia exclusiva, en 1961, de maltrato laboral a 32 obreros boricuas en Tasley, Virginia. Nuestra intensa cobertura provocó la apertura de una investigación por parte del Gobernador Nelson Rockefeller. Poco después, La Prensa denunció al caso de Salvador Agrón, conocido como “The Capeman”, un joven pandillero puertorriqueño condenado a muerte por un asesinato en 1959. La columnista Luisa A. Quintero lideró una campaña en contra de la condena logrando que el Gobernador Rockefeller cambiara la sentencia a cadena perpetua. En los 80, la cobertura del tráfico de droga en la ciudad tuvo un gran impacto y acabó en el asesinato del legendario exdirector del El Diario Manuel de Dios Unanue. Hoy, El Diario continúa velando por la seguridad laboral y social de los latinos cubriendo y descubriendo situaciones de abuso y negligencia.

4- Impulsor de representación hispana. El Diario identifica y da respaldo a candidatos latinos. Los ejemplos son muchos: desde el apoyo a Herman Badillo en 1965, que lo llevó a convertirse en el primer hispano en ser Presidente de El Bronx, pasando por el respaldo a Michael Bloomberg para Alcalde en 2001, hasta el apoyo a la campaña (fallida) del dominicano Adriano Espaillat para el Congreso en 2011. Hoy día, el apoyo de El Diario es buscado por candidatos a todos los niveles de gobierno. El esfuerzo por aumentar la representación hispana trasciende la esfera de los funcionarios electos. En 1985, por ejemplo, este periódico fue vocal en la campaña para presionar al Gobernador de Nueva York Mario Cuomo para establecer el Comité Asesor de Asuntos Hispanos. En 2009, El Diario influyó la decisión del senador de los Estados Unidos Chuck Schumer de avalar la nominación de Sonia Sotomayor a la Corte Suprema de los Estados Unidos.

5- Creador de conciencia democrática. Desde sus inicios, este diario ha educado a los latinos sobre la importancia de formar parte del proceso democrático, a través del voto y otras formas de involucramiento civil. Cada año, El Diario documenta procesos electorales, resalta razones para participar, y llama la atención de los lectores a asuntos que tienen directa repercusión en la igualdad y calidad de vida de todos los miembros de la comunidad. Un ejemplo reciente es la cobertura de las elecciones presidenciales de 2012 en la cual El Diario cubrió la campaña a diario.

6- Preservador de nuestro español. El uso del castellano es el aspecto más distintivo de este periódico. Defender el uso del idioma que nos une es, por tanto, una de los principales aspiraciones de El Diario. Iniciativas no han faltado. En los años 1930, estaba el popular concurso de literatura Ensayos de La Prensa, el cual dio espacio a escritores hispanos y recolectó fondos para becas estudiantiles. En los 70, El Diario auspiciaba el Campeonato de Ortografía en Español. A lo largo de las décadas, estas páginas han publicado miles de artículos sobre el reto de preservar el castellano en un ambiente que exige el comando del inglés. Más recientemente, El Diario ha permitido en sus páginas el uso del spanglish. Con esto, el periódico busca reconocer y dignificar las inevitables modificaciones del idioma y el dialecto común que une a los hispanos que conviven en esta parte del mundo.

7- Defensor de la educación bilingüe. Pocos medios podían expresar mejor que este periódico la historia y relevancia de los programas de eduación bilingüe en las escuelas de la ciudad. Por años, El Diario apoyó la campaña por destacar los beneficios que los programas bilingües dan a los estudiantes hispanos, y por ende a sus escuelas y a la ciudad en general. En 1972, EDLP apoyó la histórica demanda “Aspira v. Board of Education” para reclamar programas de educación bilingüe para los niños latinos de Nueva York. ASPIRA ganó el caso en 1974.

8- Educador de líderes. A veces toma tiempo y esfuerzo educar y sensibilizar a líderes sobre las realidades y necesidades de los hispanos. Un buen ejemplo es el caso de Kirsten Gillibrand, la senadora de los Estados Unidos por el estado de Nueva York. Antes de su designación, en 2009, la legisladora del norte del estado, una zona rural y mayoritariamente blanca, se manifestaba en contra de planes para legalizar a indocumentados y a favor de medidas contraproducentes como la de atribuirles funciones de agentes de inmigración a policías locales. Tras una fuerte campaña conducida por El Diario, en conjunto con funcionarios electos y comunitarios, la senadora cambió sus posturas, y hoy en día es una importante aliada de la comunidad inmigrante.

9- Paladín de inmigrantes. Reportar y documentar el día a día de los hispanos inmigrantes, sus retos, contribuciones y desaciertos— es una buena parte del trabajo de El Diario. También lo es, lo decimos sin disculpas, abogar por actualizaciones en las leyes y políticas públicas, como la campaña a favor de una reforma migratoria humana y justa. Pero eso es sólo parte del trabajo. A través de la historia, inmigrantes que no saben a dónde acudir han recurrido personalmente a este periódico para hacer denuncias, resaltar sus logros, o buscar ayuda en situaciones de necesidad o desgracia.

10- Amigo de la comunidad. Más allá de todos estos roles, El Diario es un amigo leal de la comunidad. El periódico hecho por y para hispanos que sale todos los días, sea tras un ataque terrorista, un apagón, o el paso de un huracán. Miles de eventos, hechos y puntos de vista latinos hubieran quedado sin reportar sin la páginas de El Diario y sin la sensibilidad de su diverso personal. Desde las noticias locales contenidas en la sección Metro y las historias latinas que se capturan cada día en Nuestros Barrios, hasta las ambiciosas páginas de Nuestros Países y de deportes, cada día El Diario da cabida a historias que carecen de la atención de otros medios. Ese es nuestro trabajo. And we love it.