Jurado deja en suspenso el futuro del ‘policía caníbal’

En su segundo día de deliberaciones no llegan a un veredicto en el caso contra Gilberto Valle
Jurado deja en suspenso el futuro del ‘policía caníbal’
Abogados de Gilberto Valle dialogan en un receso del jucio contra su cliente.
Foto: Archivo

Manhattan – En su segundo día completo de deliberaciones el jurado siguió sin llegar a un veredicto en el caso contra el llamado “policía caníbal”.

Gilberto Valle, 28 años, está acusado de conspirar para secuestrar mujeres, cargo por el que de ser declarado culpable podría ser condenado a cadena perpetua.

El otro cargo es por uso indebido de la computadora policial para acceder a bases de datos de diversas fuerzas del orden, por el que sería condenado a cinco años.

En la bancada de los medios de comunicación se comenzaba a hablar ayer de la posibilidad de un jurado en desacuerdo o tal vez un veredicto parcial.

La familia, por su parte, continuaba sosteniendo ayer que no hay pruebas contra él.

Su madre, Elizabeth Valle, marchó rápidamente ayer, diciendo que tenían una hora de visita tras la sesión de la corte para ver y hablar con su hijo.

La mujer se quejó del trato dado a su hijo, no solamente en cuanto a las demoras de la fiscalía para iniciar el proceso, sino a que durante tres meses no pudieron visitarlo.

Asimismo, Elizabeth Valle denunció que le encerraron en una celda con un miembro de los “Latin King” y posteriormente le pusieron con los presos comunes. “Podían haber matado a mi hijo, es un policía”, afirmó la madre.

Los padres de Valle —a los que a veces acompañan otros familiares— acaparan la atención de los medios. Sentados durante horas en la sala apenas hablan entre ellos o con los medios. Sólo se mueven y parecen revivir cuando traen o se llevan a su hijo.

La madre se levanta y permanece de pie mientras los agentes lo hacen ingresar a la sala y le retiran las esposas. Madre e hijo intercambian miradas y un amago de sonrisa. El se sienta junto a sus abogados y ella, erguida, se queda mirándole la espalda. El padre se limita a trasladarse a la zona del banco desde donde puede ver al hijo.