Policía de LA indemniza a joven mexicano con $24 millones

Un joven de 13 años quedó parapléjico al recibir un disparo de un agente de la policía de Los Ángeles en diciembre de 2010
Policía de LA indemniza a joven mexicano con $24 millones
Un policía de Los Ángeles le disparó al joven mexicano en diciembre de 2010.
Foto: Archivo

México – Un joven mexicano de 13 años recibirá una indemnización de $24 millones en EE.UU. tras haber quedado parapléjico al recibir un disparo de un agente de la policía de Los Ángeles en diciembre de 2010, dijeron este lunes fuentes de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

El veredicto de un jurado estableció que el joven, cuya identidad no ha trascendido, percibirá de parte de la Policía de Los Ángeles “14 millones para tratamiento y atención por su condición de parapléjico y los otros 10 como una especie de daños punitivos”, explicó el director general de Protección a los Mexicanos en el Exterior de la Cancillería, Roberto Rodríguez Hernández.

La fuente diplomática señaló que una porción del juicio por los daños punitivos aún está siendo dirimida en los tribunales estadounidenses.

Los hechos se remontan al 16 de diciembre de 2010, cuando un agente de la policía del Condado de Los Ángeles “disparó en contra de un menor que en realidad no estaba armado”, sino “jugando con otros”.

La bala “pegó en la columna” vertebral del joven, cuya familia procede del estado de Guerrero, sur de México, “y dañó permanentemente” al menor, que quedó parapléjico.

El alto funcionario explicó que en el momento de los hechos el joven portaba una pistola de juguete porque estaba jugando con otros y el agente no le advirtió de que le iba a disparar.

Según Rodríguez Hernández, “no había razón para que el oficial actuara de esa manera” y empleara la “fuerza letal” contra el joven mexicano.

El agente “se defendió argumentando que estaba en su derecho de usar la fuerza letal porque el muchacho estaba armado”. Señaló que “supuestamente le ordenaron que dejara el arma” y “al no obedecer, le disparó”.

Pese a que el lugar de los hechos no estaba muy iluminado, “el oficial nunca utilizó su lámpara (linterna)” para observar bien lo que pasaba.

El jurado a cargo del caso rechazó la versión del agente y en diciembre pasado “determinó que el oficial había actuado maliciosamente” y que “no tomó las precauciones ni realizó lo necesario” para dar el alto al menor antes de dispararle.

Los policías estadounidenses pueden disparar cuando está “en peligro su vida y la que los que lo rodean”, pero no en otras circunstancias, agregó el funcionario.

El menor, que tiene dos hermanas de 12 y 20 años y cuya familia se había trasladado a Los Ángeles “a buscar trabajo” tras vivir un tiempo en Atlanta, deberá a partir de ahora recibir cuidados médicos de por vida como consecuencia de las lesiones que sufre.

Rodríguez Hernández señaló que casos como el de joven mexicano “no son tan comunes” por lo elevado de la indemnización otorgada y “la gravedad del daño causado”.

La Cancillería busca ahora que el estatus migratorio de la familia quede plenamente regularizado “en su conjunto”, alegando que han sido “víctimas de un delito” y tienen derecho a ello.

El Gobierno mexicano asistió a la familia del joven a través del Programa de Asesorías Legales Externas (PALE), lanzado en 2000, que ha firmado “poco más de 2,000 contratos” con despachos de abogados vinculados a consulados en EE.UU. para resolver “casi 60,000 casos” que afectan a mexicanos en el vecino país.

En este caso la demanda interpuesta fue civil, pero en otros casos se ha brindado asistencia a los mexicanos en EE.UU. en “asuntos penales, administrativos” y “migratorios”.