Madrid al infierno de Estambul

Madrid al infierno de Estambul
Cristiano Ronaldo Y Pepe, del Real Madrid.
Foto: Ap

Ankara/EFE — Galatasaray que se enfrentará al Real Madrid en la Liga de Campeones es un equipo acostumbrado a las competiciones internacionales, aunque con pocos títulos en la vitrina, que tiene en su plantilla a estrellas como Wesley Sneijder y Didier Drogba y juega un fútbol ofensivo y muy técnico.

El cruce de cuartos con el Madrid supone su máximo éxito en esta competición desde 2001 y su primer enfrentamiento con el equipo blanco desde la final de la Supercopa de 2000, cuando se llevó al título a su feudo de Estambul.

El vigente campeón de la liga turca es, junto a su eterno rival Fenerbahçe, el indiscutible líder del país eurasiático, con 18 títulos nacionales, una Copa de la UEFA y una Supercopa en su haber.

El club llega a cuartos gracias a una tanda de victorias en campo ajeno y a una sólida autoestima, respaldada por las victorias casi inesperadas contra gigantes como el Manchester o el no menos temido Schalke.

La competición empezó mal para el club turco, con dos derrotas – contra el Manchester y contra el modesto Braga – y un empate contra el Cluj rumano, que parecían sentenciar el destino del club estambulí.

Pero la victoria de visistante ante el Cluj en el partido de vuelta inauguró una serie de éxitos (tres victorias y un empate) que catapultó al Galatasaray al nivel superior de la “Champions”.

La estrella indiscutible del equipo es el delantero Burak Yilmaz, quien, con 8 tantos, es junto a Ronaldo el mejor goleador en esta competición.

Yilmaz es especialista en recibir balones en el lugar justo para lanzarse a galopadas rápidas que toman a la delantera rival por sorpresa.

Wesley Sneijder y Didier Drogba, dos nombres de fama mundial y recién fichados por el Galatasaray, se han adaptado ya al equipo y forma una punta de lanza peligrosa para el enemigo.

La espina dorsal en el centro del campo es Hamit Altintop, un jugador que pasó por el Real Madrid sin cumplir las espectativas, y que combina una buena visión de juego con un buen disparo desde largas distancias.

En la defensa, la confianza del equipo descansa sobre los hombros del balear Albert Riera, el marfileño Emmanuel Eboué y el turco Semih Kaya, siempre integrante del ‘once inicial’, aunque en el último partido contra el Schalke sufrió una dura lesión en la cabeza y tuvo que ser hospitalizado.

También sigue lesionado desde hace varios meses el defensa checo Tomas Ujfalusi, otro de los grandes del Galatasaray, aunque en esta Liga no ha tenido oportunidad de demostrarlo.

Quien sí ha brillado con luz propia en este tiempo es el portero Fernando Muslera, guardameta de la selección de Uruguay y considerado uno de los mejores del mundo.

El club intentará repetir la hazaña del 2-1 contra el Real Madrid en 2000, aunque muchos hinchas aún lloran la partida del que fue entonces el entrenador del Galatasaray, el rumano Mircea Lucescu, tildado ‘el filósofo del fútbol’, quien fue reemplazado por el turco Fatih Terim.

‘El emperador’ ha dado al equipo una gran cohesión sicológica y le ha transmitido su gusto por el fútbol ofensivo en el que se combina la técnica con el juego físico.