Recuerdo de Chávez se transforma en leyenda

Caracas — A sólo dos días de culminar el Funeral de Estado del presidente venezolano Hugo Chávez, su figura comienza a transformarse en una leyenda en el imaginario de un amplio sector y dirigentes políticos lo consideran un “caudillo continental”.

“Resultaba realmente conmovedor observar los rostros de la gente humilde y sencilla cuando lo tenía frente a si, era algo casi religioso”, comentó el diputado Hugbel Roa, del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

El congresista advirtió que “no solamente las mujeres lloraban y le lanzaban besos sino los hombres también le demostraban su amor. Sin duda que Chávez logró una conexión muy íntima con su pueblo”.

Roa enfatizó que el estilo de gobernar del líder de la Revolución Bolivariana fue visto como una causa, un catalizador de divisiones, de confrontación social, de lucha de clases y de justicia social a través de programas para mejorar las condiciones de los más pobres.

“La imagen y el pensamiento de Hugo Chávez transformó al país en una herramienta para el cambio social y mediante la participación convirtió a los habitantes de los sectores populares en genuinos representantes del poder popular”, señaló Roa.

Chávez, multifacético hombre de pueblo, fue fiel a sus creencias y por eso logró unificar al individuo, a su partido, al gobierno y al Estado en un mismo ejercicio del poder que avanzaba en una sola dirección: hacía el socialismo del siglo XXI, afirman otros.

En opinión de Roy Daza, diputado del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), su activa participación en la búsqueda de la integración de América Latina marcó su liderazgo en la región, caracterizada por la creación de varios organismos regionales.

“Desde Venezuela, Hugo Chávez fue capaz de transformar las relaciones entre el centro y la periferia, reivindicando la soberanía nacional y dando bríos a una serie de procesos que se fueron expandiendo por América Latina”, sostuvo Daza.

Recalcó que Chávez pasará a la historia como el hombre que marcó el “punto de inflexión” en el curso de la política en América Latina, porque la transformación que se dio en el continente como resultado de sus 14 años de gobierno será tema para los historiadores.

“La influencia de su legado es innegable y su obra e ideología serán recordados por muchos años en Venezuela y en el mundo”, acotó Daza.