#reto180dias dia71– “Quantum Shift”, el “sprint”, o “meter segunda”

#reto180dias dia71– “Quantum Shift”, el “sprint”, o “meter segunda”

Éstas últimas semanas han sido un poco extrañas: llegó el momento en el que todo mundo se estanca después de estar haciendo varios días la misma dieta. Ahora, Luis me ha cambiado el alimento y el ejercicio ha cambiado. Aunque por obligaciones laborales (un viaje, algunas entregas y demás) no se ha podido completar las sesiones como deberían.

Sin embargo, si he notado varios cambios: por ejemplo, que he tenido que ir a comprar más camisas pues definitivamente las que tenía ya me quedaban muy grandes. El cinturón ha llegado a su último orificio y anuncia que se acerca el tiempo de conseguir otra ( si, otra) talla más pequeña.

Quizá los cambios físicos se sigan notando. Pero donde veo un cambio más extraño es el interno: he ido a fiestas, eventos, cenas, y no consigo encontrar el mismo gusto que tenía antes por beber. Desde que inició el año no he probado las sodas y definitivamente.

Me hace falta el ejercicio cuando no puedo asistir ( y ésta semana no he ido debido a un problema dental que me impide hacer ejercicio).

Sin embargo, he tenido sesiones de coaching con Luis Soto, y la verdad nos hemos acomodado muy bien vía skype, – que para quién lo quiera probar, resulta muy calmante y bien trabajado- y me ha comentado que lo que me está pasando, se le conoce como el “Quantum Shift” que no es otra cosa que, aunque no esté bajando de peso por ahora, estoy haciendo cambios internos en la mente, que me están ayudando a cambiar el pensamiento que hago todos los días.

Tiene mucho sentido: ahora me levanto más temprano, hago meditación (y mi ipod tiene música para poder hacerla) estoy más consciente de los alimentos que me llevo a la boca, e incluso, cuando como algo que no es necesario, inmediatamente lo detecto: papas fritas, “chips” dulce, harinas, sodas, etc. Tampoco se me antojan. Eso ya es bastante bueno.

También conocí la Quinoa, un alimento que se parece a l arroz físicamente, pero que es pura protenía. Me da un poco de risa ver que me estoy convirtiendo en el cliché del “neoyorquino”: comiendo alimentos orgánicos, con alimentos aprobados por la UNESCO y demás. Haciendo ejercicio, cambiando de hábitos… todo empieza a ser diferente para mi, y la gente, también me ve diferente: amigos, colegas, gente común, gente cercana y demás…

Les dejo este video de “Odisea del espacio” que (creo yo) es lo que hace Luis Soto dentro de mi cerebro: