John C. Liu va a la caza del voto latino

John C. Liu va a la caza del voto latino
John C. Liu confía en que el escándalo que turbia su campaña no afectará su carrera por la Alcaldía, porque "la gente entenderá que yo no tengo nada que ver".
Foto: EDLPHUMBERTO ARELLANO

Nueva York — El contralor de Nueva York, John C. Liu, está poniendo la casa en orden para anunciar su candidatura oficial a la Alcaldía de la ciudad, aunque a sus espaldas sigue la sombra de un juicio pendiente contra uno de los benefactores.

Han sido casi cuatro años desde que se desvelaron detalles de la investigación del Buró Federal de Investigaciones (FBI) sobre la supuesta recaudación ilegal de fondos de su contribuyente Xing Wu Pan, pero “hasta ahora todo ha sido insinuaciones, no alegaciones” que prueben su participación en el oscuro hecho, según aseveró en junta editorial en El Diario-La Prensa.

“No veo la hora de que llegue el juicio”, enfatizó como liberándose de un peso. “Yo creo que la gente entenderá que yo no tengo nada que ver en esto y estoy seguro que todo se aclarará, aunque diarios como NY Post, The New York Times y NY Daily News seguirán atacándome”.

Múltiples veces en la conversación, Liu ratificó que no acepta “contribuciones de nadie que piense que puede hacer negocios con nuestro fondo de pensiones” ni de “Wall Street”.

El escándalo que también afecta a su tesorera de campaña, Jia Hou, le ha servido — sostiene — para ser más cuidadoso con su equipo de trabajo.

“Soy el único candidato que no ha aceptado contribuciones de gente que hace negocios con la ciudad, pero todos mis rivales sí lo han hecho”, se defendió. Sin embargo, aseguró, ha sido capaz de alcanzar el máximo legal para financiar una elección primaria, $6.7 millones. Explicó que eso fue posible gracias a contribuciones pequeñas que le permitieron beneficiarse de los recursos extras del fondo de contrapartida del gobierno, los cuales se otorgan para garantizar la igualdad de oportunidades a los candidatos.

Recalcándo que es un “libro abierto”, se refirió a las denuncias del NY Daily News sobre empleados de la Contraloría de la ciudad que trabajan para su campaña, el candidato fue enfático: “¿Soy el único funcionario electo que lo hace? Todos lo hacen, pero en cambio yo lo revelé en mi reporte financiero”.

Agregó que los trabajadores son voluntarios y no lo hacen en horas de oficina.

Nunca ha pensado en renunciar a su meta de ser alcalde. “Hay mucho por hacer, pero no en la oficina del Contralor”, exclamó. Sus números en las encuestas le dan 10% de preferencia entre los votantes, lo que explicó no es muy distinto a dos de sus competidores (Bill de Blasio y Bill Thompson). Pero resta crédito a estas mediciones, porque “han hecho un trabajo terrible con la comunidad latina y con la asiática aún peor, que este año va a ser cerca de 15% del electorado”.

Liu, quien se precia de haber sido el contralor que más dinero de la ciudad ha recuperado ($2,000 millones), confía en que gran parte de esas comunidades lo respalden. Y para ello propone: la eliminación de la exención de impuestos a las grandes compañías aseguradoras, que le cuesta a la Ciudad $300 millones al año e invertir este dinero en beneficio a los pequeños negocios para generar empleos y hacer que aquellos que ganen menos paguen menos.