Victoria boricua causa júbilo cibernético

Victoria boricua causa júbilo cibernético
Haciendo a un lado al popular letrero de las olimpiadas, los puertorriqueños festejan el triunfo sobre Japón.
Foto: Redes sociales

NUEVA YORK — Debe ser bueno lo que piensan en Japón, o a lo mejor no. Lo que es seguro es que la victoria de Puerto Rico sobre los nipones en el Clásico Mundial de Béisbol despertó a los boricuas adentro y afuera de la isla.

Una muestra es la cantidad de imágenes compartidas a través de internet que se usan íconos de la cultura popular para festejar el pase a la final en el Clásico Mundial de Béisbol.

Desde el letrero inglés repopularizado durante las Olimpiadas de Londres que invita a todos a mantener la calma y continuar con sus actividades (Keep Calm and Carry On), pasando por el personaje animado Homero Simpson, hasta el vocalista de la agrupación Calle 13, han sido utilizados para festejar o al menos hacer referencia al encuentro que se realizó la noche del domingo.

Estas imágenes, conocidas como memes, circulan en la Internet a través de redes sociales como Facebook o Twitter. La página “I love Being Puerto Rican” (Amo ser puertorriqueño) contaba con más de una docena de estas imágenes.

Así, la fiesta es real y también virtual gracias a los memes que son tan populares ahora.

Ahora la fiesta busca continuar para coronar la actuación de un equipo que se ha tomado en serio el representar a su país en la gesta beisbolera.

Puerto Rico, un equipo del que no se esperaba mucho ya que su béisbol está en crisis, hizo la hazaña de vencer al campeón reinante del torneo solamente después de haber derrotado al equipo de Estados Unidos una ronda antes.

Pero el talento se ha conjuntado con el corazón y el hambre de triunfo de los boricuas que hoy jugarán la final del Clásico Mundial de Béisbol.

En la más reciente victoria, se destacaron varios jugadores que pusieron su experiencia al servicio de su escuadra.

El brazo de Santiago

Puerto Rico tuvo un as bajo la manga para enfrentar a Japón: su pitcher abridor.

Mario Santiago, el derecho que maniató a Japón en la semifinal del Clásico Mundial de Béisbol al cubrir cuatro entradas y un tercio antes de ser relevado debido a una dolencia en el antebrazo, lanzó la pasada temporada en el béisbol de Corea del Sur.

Santiago fue pitcher de los SK Wyverns, equipo que perdió la final del campeonato nacional. La pretemporada del equipo surcoreano se realizó en Japón, así que Santiago conocía las tendencias de bateo de los japoneses. También fue fundamental el liderazgo del cátcher Yadier Molina, quien cumplió a rajatabla sus instrucciones rumbo a la victoria 3-1 que instaló a Puerto Rico en el partido por el campeonato.

“Yo ya tenía un conocimiento más o menos, porque el año pasado estuve jugando en Corea e hicimos entrenamientos en Japón”, dijo Santiago. “Me enfrenté contra dos equipos de ellos. Ya sabía los pitcheos que les gustan y Yadier también sabía que a ellos no les gusta la recta pegada”.

“Seguirlo a él (Yadier) fue lo que más ayudó a ser el ganador de este juego”, añadió Santiago, que sólo permitió dos hits, dio dos ponches y un pasaporte.

Yadier detrás del plato

Se dice que el pitcheo gana partidos. Pero el cátcher también puede marcar la diferencia. Yadier Molina es la principal razón por la que Puerto Rico está en la final del Clásico, a pesar de que sus lanzadores son una mezcla de trotamundos y jóvenes sin experiencia.

“Es una sensación diferente cuando tienes a Yadier detrás del plato”, dijo el piloto boricua Edwin Rodríguez. “He dirigido en todas partes, en las mayores, Triple A, pelota invernal… y con Yadier la sensación es diferente. Estudia el juego, se toma todo con seriedad”.

En estos momentos, si se hiciera un sondeo dentro del equipo de Puerto Rico, el receptor de los Cardenales de San Luis ganaría abrumadoramente una votación sobre quién ha sido el jugador más valioso dentro de la increíble marcha de los boricuas para alcanzar su primera final del Clásico.

Con servicios combinados