Cristina Kirchner y princesa Máxima se saludan en la ceremonia

La Presidenta se encontró con la futura Reina de Holanda y ambas se saludaron afectuosamente; también se encontraba el Príncipe Guillermo
Cristina Kirchner y princesa Máxima se saludan en la ceremonia
La presidenta Cristina Kirchner intercambió un afectuoso saludo con Máxima Zorreguieta durante la ceremonia del inicio del Pontificado del papa Francisco.
Foto: AP

La presidenta Cristina Kirchner intercambió un afectuoso saludo con Máxima Zorreguieta, quien se encontraba con su esposo, el príncipe Guillermo de Holanda. Los tres siguieron de cerca la ceremonia del inicio del Pontificado del papa Francisco.

Cerca también se encontraba el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, y su esposa la Princesa Letizia. También, entre decenas de mandatarios y personalidades de todo el mundo, se pudo divisar a la canciller alemana Angela Merkel.

También asistieron los presidentes de Costa Rica, Laura Chinchilla; Chile, Sebastián Piñera; Paraguay, Federico Franco; Ecuador, Rafael Correa; México, Enrique Peña Nieto; Panamá, Ricardo Martinelli, y Brasil, Dilma Rousseff.

Los vicepresidentes de Cuba y de Estados Unidos; el primer ministro de Francia; las esposas de los presidentes de El Salvador y República Dominicana; los vicepresidentes de Nicaragua y Venezuela; los ministros de Exteriores de Colombia, de Guatemala y de Perú.

La delegación española también estaba representada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, su esposa, y tres ministros.

Representantes religiosos

Entre las personalidades religiosas destacadas se encontraban el patriarca ecuménico de Constantinopla, el ortodoxo Bartolomé; el metropolita (arzobispo) Hilarion, de la Iglesia Ortodoxa Rusa; el metropolita Amfilohje, de la iglesia ortodoxa serbia; el metropolita Siluan, y numerosos miembros de otras iglesias ortodoxas.

El reverendo Olva Fykse Tveit, del Consejo Mundial de Iglesias, y representantes de la Comunión Anglicana, la Federación Luterana Mundial, la Alianza Mundial Evangélica; el rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni; el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Italia, el imán Izzeddin Elzir, y representantes budistas, sij, jainistas e hindúes.