Expolicía Moreno cuenta su historia desde la cárcel

'Quiero probar mi inocencia' dice, al asegurar que hubo una investigación 'viciada'
Expolicía Moreno cuenta su historia desde la cárcel
El expolicía Kenneth Moreno.
Foto: AP

Brooklyn — Pálido y con unas libras de menos, el expolicía Kenneth Moreno cumple su tercer mes de prisión por mala conducta de funcionario público.

Moreno fue condenado a un año de cárcel luego que un jurado le hallara culpable de mala conducta oficial, pero inocente del mayor cargo que enfrentaba: violación de una mujer ebria, a la que —junto a su compañero de patrulla Franklin Mata— escoltó el 7 de diciembre del 2008.

La acusación señaló que Moreno y Mata fueron llamados desde un taxi para acompañar a la mujer —que iba en la parte posterior— hacia su apartamento en East Village y que, luego de hacerlo, Moreno volvió a la vivienda para tener sexo con ella.

En entrevista con EL DIARIO, Moreno alegó —desde el Centro de Detención de Brooklyn donde se encuentra— que la investigación de su caso estuvo viciada, con ocultación y manipulación de pruebas.

“Quiero mi caso revisado por el fiscal general, porque esto es en contra de la oficina del fiscal [de Manhattan] y no espero que sean justos conmigo”, dijo.

“Quiero probar mi inocencia. He tenido que hablar a mi hija y explicarle lo que pasó, he hecho todo lo que he podido por protegerla”, indicó perdiendo por instantes el control emocional.

Moreno está preparando una demanda contra la fiscalía y el investigador principal de su caso y también alista su defensa en la demanda civil que presentó la mujer contra él.

Según Moreno, la fiscalía, poco después del veredicto, despidió al investigador principal y a la jefa de la Unidad de Crímenes Sexuales, tras la emisión de un documental de HBO en el que su directora, Lisa Jackson, tuvo un acceso indebido a las investigaciones.

Mostrando la carátula de un CD con clips del documental, Moreno resaltó que está fechada el 27 de enero del 2011 cuando su juicio no tuvo lugar hasta varios meses después.

El argumento de Moreno es que sus abogados no habían tenido acceso aún a las informaciones y evidencias que tuvo el equipo de HBO. Esa fue —alega— una de las razones de los despidos del investigador y la fiscal: no haber compartido adecuadamente la información con abogados de la defensa.

“Todos se emocionaron con el estrellato… No deberían estar haciendo una película, ni HBO ni nada, cuando hay un caso serio”, afirmó.

Moreno asegura que cuando el investigador fue despedido y su oficina se convirtió en escenario del crimen se encontró [en su computadora] que había intentado vender su historia y otros casos famosos.

Para Moreno, desde el principio, “un montón de cosas raras pasaron”.

Al sentenciarlo, el juez del proceso, Gregory Carro, indicó que aún si la historia de Moreno fuera verdad, él mostró una conducta totalmente inapropiada. “Por su propia admisión, mientras debía estar listo para responder a una emergencia, usted estuvo en una cama con una mujer desnuda e intoxicada”.

La fiscalía de Manhattan —a través de su portavoz, Erin Duggan— declinó hacer comentarios sobre el investigador y la fiscal. “Un jurado halló a Kenneth Moreno culpable de varios cargos de mala conducta oficial. La corte de apelaciones confirmó ese veredicto”, dijo.