Invade a San Francisco el “sabor boricua” (Fotos)

La afición de Puerto Rico se hizo presente en la final del Clásico Mundial de Béisbol.
Invade a San Francisco el “sabor boricua” (Fotos)
La Familia Herández de Ponce, Puerto Rico, le puso sabor a San Francisco y a la final del Clásico Mundial.
Foto: Juan Carlos Sierra

SAN FRANCISCO.- A ritmo tropical y parando el tráfico en las calles cercanas al estadio, cientos de aficionados a Puerto Rico acudieron al AT&T Park para animar a la novena de la isla, que llega por vez primera en tres ediciones, a la final del Clásico Mundial de Béisbol, enfrentando a la poderosa escuadra de República Dominicana.

Regados por la explanada del parque podía verse a familias enteras y grupos de amigos congregarse y tomarse fotos por la ocasión especial. El color rojo distingue a los aficionados boricuas, que con jerseys, gorras y banderas demostraban su pasión por el juego y orgullo por su tierra natal.

Jorge y Erin Blasini, quién junto con su amigo Artemio López, acudieron con sus playeras rojas a echarle porras a los Boricuas: “Yo vengo desde Ponce Puerto Rico. Estoy estacionado ahora en la militar, en Air Force Base, en Sacramento, pero vine a ver el juego.” Su esposa Erin, aunque norteamericana, nos dijo que aún si los Estados Unidos hubieran llegado a la final contra Puerto Rico, apoyaría a los boricuas, “porque la familia de Jorge me toma como parte de ellos, aunque no sea puertorriqueña, sino de California; por su hospitalidad y como me tratan, por eso apoyaría a Puerto Rico.”

Por otro lado, un numeroso y alegre contingente se juntaba en la esquina de la Willie Mays Plaza para empezar a bailar un sabroso son isleño. Entre ellos estaba Déborah Santana, quién con su playera roja venía nada más y nada menos, que de Las Piedras, Puerto Rico: “este es mi equipo y están jugando no solamente para el béisbol, sino para nuestro país, nuestra gente, que en este momento está pasando unos momentos muy difíciles, tenemos a la gente con el corazón en la mano; aquí hay personas que vienen de Nueva York, San Diego y de todas partes de California.”

La presencia de la República Dominicana, aunque más discreta en cuanto a número de aficionados, también se hizo presente. Luis Castillo y su familia presenciaron todos los juegos de su selección, haciendo el tour completo: de República Dominicana a Puerto Rico, a Miami y ahora a San Francisco. Luis dice que fue un gasto grande, pero confía en que su equipo salga vencedor en la “guerra del mofongo y el mangú”: “ya le ganamos dos veces (en distintas etapas del torneo), pero eso no significa que les vamos a ganar otra vez hoy. El partido va a ser interesante y reñido, pero espero que la victoria sea para república Dominicana.”

Será un juego muy peleado, sin duda alguna, pero para Valeria, que viene se San Juan de Puerto Rico, “de la calle Sol”, hay esperanza de que su equipo se lleva el clásico: “va estar difícil porque Dominicana es tremendo equipo, ¡pero nosotros podemos!”