Israel concede medalla a Obama

Shimón Peres entrega Medalla de la Distinción a Barack Obama durante cena de honor.

Israel concede medalla a Obama
El Presidente Obama agradeció el gesto con una oración.
Foto: AP

El presidente israelí, Simón Peres, concedió hoy a Barack Obama la Medalla de la Distinción, el mayor honor que concede el Estado judío y que se da por primera vez a un presidente norteamericano.

“Es un privilegio entregarte el mayor honor de nuestro país. Esta condecoración habla de tu incansable trabajo para hacer fuerte a Israel”, dijo Peres en la ceremonia de entrega, que siguió a una cena de Estado en la que también participaron el primer ministro, Benjamín israelí, Benjamin Netanyahu, miembros del gobierno y otros representantes del país.

La presidencia de Obama “ha dado una nueva dimensión a los lazos entre Israel y Estados Unidos”, dijo Peres, que apuntó que el pueblo israelí está “particularmente emocionado” por la contribución de Washington a la seguridad de su país.

“En una ocasión, cuando estábamos solos, te mantuviste a nuestro lado. Así que no estamos solos. Estamos solos juntos. Nunca debemos olvidarlo”, declaró.

Obama, por su parte, agradeció el gesto a Peres, de noventa años de edad, y le dedicó en hebreo una bendición de longevidad: “Ad Meah ve Esrim” (Hasta 120).

En un clima distendido, el presidente estadounidense bromeó sobre la calidad del vino israelí con el que se brindó y se mostró “realmente conmovido” por “el honor” que se le otorgaba.

Antes de la cena de honor, Obama se reunió en la Residencia Presidencial con la líder de la posición israelí, la laborista Shelly Yajimovich, con la que trató sobre el proceso de paz con los palestinos y el programa nuclear iraní.

Mañana, Obama acudirá al Monte Herzl para colocar una ofrenda floral en las tumbas de Theodor Herzl, fundador del sionismo moderno, y de Isaac Rabin, el premio Nobel de la paz y primer ministro israelí, asesinado en 1995 por un extremista judío.

Después viajará a la ciudad cisjordana de Belén, donde visitará la Basílica de la Natividad, tras lo que pondrá fin a su primera visita como jefe de Estado a Israel y Palestina.