Las pandillas son un dolor de cabeza en el área

Uno de los mayores problemas que enfrentan residentes y comerciantes de Jamaica es el aumento de actividad pandillera en los últimos cinco años, lo que se ha convertido en un dolor de cabeza para comerciantes como González, dueña del restaurante La nueva playita, en la avenida Jamaica.

“Aquí hay demasiadas pandillas, de todas clases: Latin Kings, Mara Salvatrucha, Bloods, Trinitarios”, dijo González. “Como yo trabajo hasta tarde en la noche, he visto muchos encontronazos entre pandilleros en plena calle. Se agarran a golpes, con bates, cuchillos y armas de fuego”, señaló.

Residentes y comerciantes del área incluso atribuyen a disputas entre pandillas el hecho que ocurrió recientemente en la estación de Parsons Boulevard, donde tres adolescentes fueron apuñalados en lo que se cree se debió a una retaliación a causa de una suspensión escolar.

Y no sería la primera vez. El año pasado, tres presuntos miembros de la MS 13, dos de 20 años y uno de 17, fueron baleados por miembros de los Latin Kings en el estacionamiento de un restaurante Wendy, según informó entonces el fiscal de distrito, Richard Brown.

Y en el mismo mes, 45 personas, la mayoría presuntos miembros de las pandillas Bloods y Corley Crew, fueron arrestadas bajo cargos de venta de drogas y otros crímenes luego de 15 meses de investigación del Escuadrón Contra Pandillas del NYPD y de la Fiscalía Distrital de Queens. Las operaciones las hacían en los proyectos de vivienda South Jamaica, Rochdale Village y otras partes de Jamaica.

La buena noticia es que el cuartel 103, que cubre el área, ha visto una reducción en el crimen en general en un 76.04%. Lo que si se han incrementado son los robos de auto y los tiroteos.

Para muchos la policía está haciendo su trabajo con relación a las pandillas.

“Por ejemplo, el parque Rufus King, frente a la Corte de Familia, debido a la actividad de pandilla el horario fue reducido desde hace unos dos años, y si ven a alguien dentro del parque fuera del horario le dan una multa de hasta $50”, dijo Víctor Díaz, de 73 años, quien reside en el sector desde hace 42 años.