Asesinato de Romero sigue impune

Asesinato de Romero sigue impune
Oscar Arnulfo Romero, en una foto tomada en agosto de 1977 fue asesinado por un francotirador que no fue detenido.
Foto: ap

San Salvador/EFE — Los salvadoreños conmemorarán hoy el asesinato del arzobispo de San Salvador Óscar Arnulfo Romero, perpetrado por un francotirador y que 33 años después continúa en la impunidad.

Romero fue ultimado de un disparo en el pecho cuando oficiaba misa en la capilla de un hospital para enfermos de cáncer de San Salvador, el 24 de marzo de 1980, cuando estaba por estallar la guerra civil que se prolongó hasta 1992.

Hoy, también se celebrará el Día Internacional del Derecho a la Verdad de las Víctimas de Graves Violaciones de los Derechos Humanos, declarado por la ONU en 2010 en honor al prelado, que se caracterizó por defender a los pobres y denunciar las injusticias.

La conmemoración oficial de la Iglesia católica y de la Fundación Monseñor Romero se llevó a cabo por anticipado el sábado anterior, 16 de marzo, para no interferir con el Domingo de Ramos, que marca el inicio de la Semana Santa, según explicaron los organizadores.

Sin embargo, hoy siempre se celebrarán diversas actividades, además de las visitas a su tumba, en la cripta de la catedral de San Salvador, para rendir homenaje al arzobispo al tiempo que la feligresía participa en el Domingo de Ramos.

Las actividades incluirán una exposición fotográfica, presentaciones musicales y teatrales, romerías, testimonios sobre la vida y obra de Romero, y celebraciones eucarísticas, entre otras.

La Comisión de la Verdad que investigó los crímenes cometidos durante la guerra civil de El Salvador indicó en su informe, hace 20 años, la “plena evidencia” de la complicidad en el asesinato de Romero del ya fallecido Roberto D’Aubuisson, fundador de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), partido que gobernó el país entre 1989 y junio de 2009.