Piden restablecer línea de Rockaway

Piden restablecer línea de  Rockaway
Los últimos trenes circularon por la línea de ferrocarril Rockaway Beach en los años 60 y, desde entonces, entró en desuso.
Foto: EDLPJUAN MATOSSIAN

NUEVA YORK — Varios legisladores se han unido para pedir el restablecimiento de la antigua línea de ferrocarril de Rockaway Beach, que aseguran mejoraría ostensiblemente las condiciones de transporte en Queens.

Los congresistas Hakeem Jeffries y Gregory Meeks se han sumado a la petición del asambleísta Philip Goldfeder para que se destinen parte de los fondos federales para la recuperación del huracán Sandy a la restauración de dicha línea.

“Los residentes del sur de Brooklyn y Queens —especialmente los del área de Rockaway— tienen que afrontar los desplazamientos más largos de toda la ciudad por la falta de un transporte adecuado y fiable”, dijo Jeffries. “El restablecimiento de la Rockaway Beach Rail Line no sólo facilitaría el desplazamiento de cientos de miles de neoyorquinos, sino que crearía empleo y ayudaría a los pequeños negocios que llevan sufriendo desde la recesión”.

La línea se creó a principios del siglo pasado y permitía a los residentes de Rockaway llegar al centro de Manhattan en 40 minutos, algo que sólo está al alcance hoy en día para los que viven en las cercanías de la línea A del subway, según los impulsores del proyecto.

Los últimos trenes circularon por la línea de ferrocarril en los años 60 y, desde entonces, entró en desuso.

El nuevo plan de restauración —impulsado principalmente por Goldfeder— implicaría el establecimiento de un tren que conectaría la Península de Rockaway con Ozone Park, Woodhaven, Glendale, Forest Hills y Rego Park, y podría funcionar como una extensión de la línea del metro.

Se han recogido hasta el momento 3,000 peticiones de residentes de la comunidad de Howard Beach en apoyo del proyecto, que se han hecho llegar al gobernador Cuomo, a Port Authority y a la MTA.

“La inversión en este proyecto ofrecería una alternativa de transporte viable y permanente para las millones de familias trabajadoras de Queens”, declaró Goldfeder. “Desde Sandy se ha hecho aún más evidente que hay que aumentar las opciones de transporte para los barrios del sur de Queens y Rockaway”.

Existe también otro proyecto paralelo para construir en la línea de ferrocarril abandonada un entorno similar al High Line de Manhattan, y que recibiría el nombre de Queensway.

Consistiría en destinar aproximadamente tres millas y media de la línea para habilitar un espacio ajardinado con caminos para peatones y bicicletas.

A petición de la Junta Comunitaria 9, la administración Cuomo otorgó $400,000 para estudiar la viabilidad del proyecto, así como para realizar encuestas en las comunidades del área para que den su opinión.