Jefe del ELN niega acercamientos con gobierno colombiano

BOGOTA/AP — El máximo jefe del ELN, la segunda guerrilla colombiana, negó que su organización adelante diálogos exploratorios de paz con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, según dijo en una entrevista publicada ayer.

“Desde el año pasado les hemos dicho al presidente Santos y a la opinión pública que si es para la paz, cuenten con el ELN” o el Ejército de Liberación Nacional, dijo el líder rebelde Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino, en diálogo con el periódico El Espectador.

Sin embargo, aseguró que, de momento, el ELN no sostiene ningún acercamiento piloto con el gobierno como sí lo hacen las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde casi un año y medio en Cuba, conversaciones en las que aspiran a poner fin a un conflicto de casi medio siglo.

El gobierno tampoco ha confirmado ningún tipo de conversación con la segunda guerrilla colombiana nacida en 1964 y con poco más de 1,500 hombres en sus filas, según información estatal. Menos ha explicado si en una eventual negociación, el ELN se uniría al proceso con las FARC o se discutiría en mesas aparte.

Rodríguez, por su lado, señaló que desde el año pasado, cuando el presidente Santos invitó públicamente a su organización a dialogar, se tienen ya definidos los voceros.

“Desde entonces tenemos listo el equipo que va a dialogar con el gobierno, ellos forman parte de la comandancia general del ELN”, aseveró.

Gabino expresó también el interés de los rebeldes de participar legalmente en política, en caso de un exitoso proceso de negociaciones.

“Si un proceso de paz avanzara de verdad, intensificaríamos el accionar político y seguramente participaríamos en las elecciones”, detalló.

Santos adelanta, sólo por ahora, diálogos con la guerrilla de las FARC en La Habana, y en los cuales se discuten aún asuntos agrarios, el primero de los puntos pactados. Los negociadores, que regresarán a la mesa después de Semana Santa, esperan dar inicio a otro de los temas: la participación política de los rebeldes tras su desmovilización.