Misteriosa paliza contra La India

Detienen a su pareja sentimental, pero no le formulan cargos por el hecho

NUEVA YORK — La popular salsera La India fue llevada a emergencia luego de sufrir una agresión bajo confusas circunstancias por las que el novio fue inicialmente detenido, pero luego dejado en libertad sin que se le formularan cargos.

La cantante acusó posteriormente a unos “gringos” como sus atacantes, aunque surgieron dudas en torno a esa versión. Especulaciones sobre posible violencia doméstica empezaron cuando la salsera fue encontrada a las 12:15 a.m. de ayer en una residencia de San Juan, Puerto Rico, según la policía con la nariz fracturada y hematoma en la cabeza que le causó sangrado interno.

La residencia de Santurce en la cual fue hallada la intérprete de 44 años, pertenece a Javier Padilla González de 32 años, quien es la actual pareja sentimental de la artista. La cantante fue llevada a recibir atención médica, mientras que Padilla fue detenido.

Algunos testigos aseguraron que la pareja inició una discusión en un establecimiento en El Condado y otros también dicen haber visto a Padilla golpear a la cantante cerca de una farmacia Walgreens de la misma zona.

Todo parecía indicar que la intérprete de “Ese Hombre” se había convertido en otra víctima de violencia doméstica. Sin embargo, las teorías que inculpaban a Padilla como presunto agresor fueron puestas en duda cuando la asistente de la artista habló con la prensa para desmentir el hecho.

Después de que la cantante se presentó en la fiscalía junto con su abogado Leonardo Rosario para declarar, se conoció que ninguna de las partes recibió cargos por el incidente.

El novelón, sin embargo, no deja de ser confuso, ya que la asistente y portavoz de la artista indicó que en el hospital, La India se sorprendió con la detención de su pareja, pero se mostró confundida frente al cuestionamiento de que algunos vecinos llamaron al 9-1-1 reportando un altercado.

“Normita” como pidió ser identificada la portavoz, tuvo declaraciones ambiguas en las que señaló que fueron unos “gringos” quienes golpearon a la cantante en un local nocturno. Tras el incidente, la cantante se dirigió a la casa de su pareja, y estando allí se sintió mal por lo que llamó a la policía.