Thalía se siente ignorada en EEUU

La estrella mexicana reconoce que la prensa anglosajona todavía se refiera a ella como la mujer de Tommy Mottola.
Thalía se siente ignorada en EEUU
Thalía asegura que en la vida "nada es gratis, hay que trabajar y esforzarse".
Foto: EFE

Aunque en el mercado hispanohablante se erige como una de las artistas más cotizadas de la industria de la música, la estrella mexicana reconoce que la prensa anglosajona de Estados Unidos suele ignorar el papel destacado que tiene su figura en la cultura popular latinoamericana, hasta el punto de que los medios sólo se refieren a ella todavía como la mujer del productor Tommy Mottola.

Aunque el perfil público de su marido, a su vez, también está ligado estrechamente a su anterior matrimonio con Mariah Carey, a la simpática cantante no le preocupa lo más mínimo la imagen simplista que se tiene de ella y de su matrimonio, e incluso le parece “divertido” sorprender al resto de madres del colegio de su hija con sus anécdotas más legendarias.

“Los medios de comunicación en inglés casi siempre acaban preguntándome por Tommy, por lo que ocurrió con la discográfica Sony [a cuya presidencia renunció Mottola hace unos años] y por su exmujer [Mariah Carey]. No es algo que me moleste, la verdad, de hecho me parece muy divertido que las madres de la escuela se emocionen cuando les digo que canté con Michael Bublé. Se quedan anodadas y me dicen: ‘No me puedo creer que hayas conocido a Michael Bublé'”, confesó Thalía al diario Chicago Tribune.

`Habítame Siempre’, su último trabajo

La mediática intérprete se ha lanzado a presentar su último trabajo discográfico, `Habítame Siempre’, en ciudades estadounidenses cuya población hispana es inferior a la de estados de tradición latina como Florida o California, por lo que debe enfrentarse a las preguntas de los periodistas en su avanzado inglés.

Aunque la vocalista admite que sus inseguridades con su segundo idioma –en la actualidad reside en Nueva York– la llevaron a sentir cierta ansiedad en el pasado a la hora de atender actos promocionales, en la actualidad Thalía no le da ninguna importancia al hecho de que su inglés oral se caracterice por su notable acento mexicano.

“Siento mucho nerviosismo durante los 30 minutos que preceden al espectáculo. Pero una vez que te subes al escenario y recibes el amor de la gente, todas las inseguridades se disipan y empiezas a disfrutar de todo ese calor humano”, concluyó la intérprete, quien acaba de emprender su primera gira en Estados Unidos tras más de diez años alejada de los escenarios.