Dramaturga dominicana se estrena con pie derecho

Nueva York — El tema de la historia es sencillo, una mujer llamada Christina debe regresar a la casa de su familia después de que su novio cancela la boda, y una vez allí, la protagonista se encuentra con todas sus tías quienes a su manera particular le ofrecen valiosos consejos.

Hasta allí nada resulta fuera de lo normal, sin embargo, la verdadera sorpresa se presenta cuando se descubre que todos los personajes de la obra son interpretados por Christine Suero, quien también escribió el libreto.

La obra se titula “Un Poco de Azúcar Para el Corazón” y según afirma su creadora, la inspiración para escribirla provino de la casa de Bushwick, Brooklyn en donde la dramaturga creció, y la cual fue adquirida hace 30 años por sus abuelos que llegaron de Santo Domingo. Según afirma Suero, en esta residencia han vivido todos los miembros de la familia.

“Crecí con la familia entera y tenemos tantas historia, tantas fiestas que tenía que contar”, dice la dominicana.

El libreto le mereció el puesto de honor del festival “The One” que busca presentar a artistas actuando en solitario. Curiosamente, este es apenas el primer escrito oficial de la dominicana, quien hasta hace poco, se había dedicado a terminar su carrera de administración de empresas.

“En los últimos años de universidad tomé dos clases de teatro y me enamoré completamente de esta disciplina, así que decidí que lo iba a hacer por el resto de mi vida”, afirma.

La impresión de Suero con esta primera experiencia fue mágica, y según manifiesta, estar en el escenario frente al público sintiendo sus reacciones fue inolvidable. La parte que le resulto más complicada a la actriz fue cambiarle la voz a cada personaje, ya que aun se encuentra aprendiendo a manipular los tonos.

La artista también se siente bendecida por el hecho de que toda su familia la apoyó en este proyecto hasta el punto que su tío le construyó el set, mientras que su prima lo decoró. Así mismo, con dulzura la actriz confiesa que su papá vio la obra dos veces e inclusive lloró.

Leticia Castillo, prima de la escritora, quien es la otra actriz de la familia, le ayudó a dirigir el show, y su participación en el proyecto significó mucho para Suero ya que visitar a su prima en Los Ángeles hace años, le incitó a conocer más sobre el mundo actoral.