Semana Santa llena de accidentes

Semana Santa llena de accidentes
Durante el feriado de Semana Santa se incrementó el control en las playas mexicanas para evitar ahogamientos.
Foto: Notimex

Santo Domingo/EFE — Las autoridades de socorro de República Dominicana informaron ayer que se elevó a 18 el número de personas fallecidas en accidentes de tránsito y por otras causas en los dos primeros días del operativo de seguridad que ejecutan con motivo de la Semana Santa.

Dieciséis de los fallecimientos fueron a causa de accidentes en las carreteras, mientras que otras dos personas murieron ahogadas en diferentes balnearios.

Las muertes se incluyen entre los 217 afectados registrados durante las últimas 48 horas en el país, donde se han producido 173 accidentes de carreteras.

El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) reportó, además, que 43 automóviles fueron detenidos por exceso de velocidad y que 2,102 motociclistas corrieron igual suerte por no utilizar el casco de seguridad.

El organismo precisó que un menor de 15 años estuvo entre las 30 intoxicaciones por alcohol registradas entre el jueves y el viernes, período en el que los socorristas brindaron 344 asistencias en carreteras y autopistas.

“Hasta el momento hemos constatado una reducción de accidentes con relación a los dos primeros días del operativo de Semana Santa del año pasado, aunque estimamos que se han producido unas tres muertes más que en 2012”, afirmó el director del COE, general Juan Manuel Méndez.

El socorrista dijo que la mayoría de los accidentes de tránsito han ocurrido en las provincias La Romana (este), Duarte (noreste), La Vega (norte), además de la capital, Santo Domingo, y la provincia homónima, situadas al sur del país.

El COE informó, además, que mantiene un aviso de alerta mínima para las provincias de El Seibo, Hato Mayor y San Pedro de Macorís, ubicadas al este, ante las crecidas de los ríos El Cedro, Higüamo y Soco, provocadas por las intensas lluvias de los últimos días.

Las autoridades dispusieron, en ese sentido, prohibir que sus aguas se utilicen como balnearios hasta tanto sus cauces vuelvan a la normalidad.