Con las manos en la cárcel

Hispanos levantan su voz de protesta contra el senador de Nueva York
Con las manos en la cárcel
Un grupo de latinos protestaron ayer contra el senador Charles Schumer.
Foto: EFE

Nueva York — Un grupo de latinos protestó ayer contra el senador de Nueva York, Charles Schumer, al que acusan de no luchar por la reforma migratoria y de estar inmerso en un conflicto de interés por haber aceptado donaciones a su campaña de compañías que construyen y administran cárceles de Inmigración.

“Obama, Schumer, no deportes a mi madre” y “Justicia ahora” gritaba una veintena de personas, acompañadas de algunos niños, que se reunieron frente a la oficina del senador de EEUU en Manhattan con carteles con mensajes de “No más deportaciones” y “Unidad familiar o cárceles de inmigración”.

“Queremos que Schumer sea un campeón por la reforma migratoria como lo fue el senador Edward Kennedy. Él le está dando prioridad a la seguridad en la frontera en lugar del proyecto de reforma que una familias y que sea un paso corto hacia la ciudadanía”, aseguró César Vargas, un indocumentado graduado de derecho en Nueva York.

“Está en su récord de campaña de que aceptó más de $100,000 en donaciones de empresas privadas que construyen y administran cárceles”, indicó Vargas, que lucha por poder ejercer su profesión, y agregó que el senador debe explicar esa relación.

Los grupos proinmigrantes que convocaron la protesta en Nueva York, así como ante la sede principal del Partido Demócrata en Atlanta, enviaron a Schumer 33,000 cartas con firmas recolectadas a través del país en la que piden que devuelva las donaciones, ya que es parte del grupo de legisladores bipartidistas que trabaja por una reforma migratoria que decidirá el destino de miles de inmigrantes.

“Muchos votaron por Schumer porque lucharía por una reforma que uniera a las familias”, afirmó Vargas e insistió en que Schumer se ha alejado del trabajo que realizaba Kennedy “que era un campeón por la reforma”, lo que asegura está afectando a familias latinas, como las que participaron en la protesta.

“Sólo en 2010 Schumer aprobó $600 millones para la seguridad fronteriza. No estamos pidiendo que descuide ese asunto sino que asuma su liderazgo en beneficio de los inmigrantes”, afirmó.

Recordó que es el senador de un estado con miles de inmigrantes, muchos de ellos latinos “a los que tiene que escuchar”.

“Hay conflicto de interés en que sea uno de los que patrocina la reforma y al mismo tiempo haya recibido fondos” de las gestoras de las prisiones, dijo por su parte Esther Portillo González, de Alianza Poder Migrante y familias por su Libertad. “Según la propuesta de reforma que apoya va a tomar más de una década para que los inmigrantes puedan asegurar su residencia legal y durante ese tiempo van a estar en el limbo y pueden ser deportados”, afirmó.

Destacó que hay 34,000 inmigrantes en cárceles y que no se vislumbra que se de un alto a las deportaciones.

“Queremos una reforma más justa que eso y estamos haciéndole un llamado para que mejore esa propuesta”.