Hunden a la piratería musical

Artistas de la compañía Capitol Records tuvieron una reventa a nivel digital
Hunden a la piratería musical
Uno de los éxitos de los Beatles, Yellow Submarine, fue parte de la disputa entre capitol Records la plataforma digital ReDigi.
Foto: AP

Nueva York/EFE — Un juez federal de Nueva York determinó que la reventa de música digital comprada legalmente viola las leyes de protección de los derechos de autor de Estados Unidos, una decisión que supone un revés para esa emergente industria.

El juez del Tribunal del Distrito Sur de Manhattan Richard Sullivan falló a favor de la discográfica Capitol Records, una filial de Universal, que demandó a principios de 2012 a la plataforma de reventa de música digital ReDigi por considerar que infringía sus derechos de autor.

ReDigi, fundada a finales de 2011, permite a sus usuarios subir a la nube canciones digitales compradas legalmente en tiendas virtuales como iTunes para revenderlas en ese “mercado secundario”, borrando el archivo original del computador del vendedor una vez decide deshacerse de él.

La empresa basaba la legalidad de su negocio en la llamada “doctrina de primera venta”, el principio legal en EEUU que permite que cualquier persona que posee una obra sujeta a derechos de autor, como un libro, una película o un álbum, pueda vendérsela después a un tercero.

Pero, según la sentencia del juez Sullivan, emitida el pasado fin de semana, ese principio no puede ser aplicado a canciones, películas o libros digitales.

“Esta corte no puede condonar por sí sola la aplicación de la doctrina de la primera venta a la esfera digital”, aseguró el magistrado en su decisión de 18 páginas, en la que aludió a la mayor facilidad de duplicación de archivos que existe en el mundo digital.

Sullivan da así la razón a la discográfica Capitol Records, propietaria de los derechos de autor de canciones tan conocidas como “Come Fly With Me”, de Frank Sinatra, y “Yellow Submarine”, de los Beatles, que aseguraba que ReDigi estaba violando sus derechos de reproducción al transmitir copias por internet sin su autorización.

La plataforma, que se define como “el primer mercado online para música digital usada del mundo”, respondió que apelará la decisión del magistrado, que a su juicio tiene “unas preocupantes implicaciones que afectan la manera en que nuestra sociedad puede utilizar los bienes digitales”.