Latinos en Long Island respiran en calma

Latinos en Long Island respiran en calma
Rosa Romano
Foto: EDLPZaira Cortes

Huntington – Residentes de Long Island expresaron su alivio ante las redadas ilegales, luego de que se lograran cambios en las intervenciones que realiza el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Tras la demanda Aguilar et al. v. ICE, un grupo de 22 latinos recibirá $1 millón de compensación por abusos de agentes de ICE, durante redadas en los condados de Nassau y Suffolk entre 2006 y 2007.

Tras el acuerdo litigado por LatinoJustice PRLDEF, ICE debe obtener permiso en el idioma nativo de los residentes para allanar una residencia; tener la presencia de agentes hispanohablantes cuando los residentes sean latinos; solicitar consentimiento para ingresar a otras áreas de la casa -como un patio trasero-, y la inspección del lugar sólo bajo sospecha de un peligro real.

Residentes de Huntington, ciudad donde radican algunas de la víctimas, aplaudieron la victoria sobre ICE.

La salvadoreña Rosa Romano, de 40 años y residente de Huntington por dos décadas, expresó que ahora se gozará de un clima de paz.

“Es histórico para los latinos que los abusos de la ‘migra’ finalmente lleguen a su fin”, opinó la m ujer, quien es trabajadora de la Pupusería La Limeña. “Muchas familias inocentes hemos vivido con el miedo de que un día agentes tiren nuestra puerta y nos lleven en medio de la noche”.

El guatemalteco Liborio Santos, un residente en las inmediaciones de la calle West 19, indicó que el rumor de redadas en el vecindario mantuvo en vilo a sus familiares por años.

“Sólo nos quedaba rezar cuando sabíamos que migración andaba cerca. Es terrible que paguen justos por pecadores, y que se nos trate como criminales”.

Basta recorrer la Avenida Nueva York para notar una creciente comunidad latina en Huntington, cuya población es principalmente salvadoreña y hondureña. Pequeños negocios hispanos son parte del motor económico del lugar.

“Hasta negocios “gringos” tienen letreros de se habla español. Los latinos aportamos a esta ciudad y merecemos respeto. Qué alegría que ICE recibió una dura lección”, dijo el mexicano Juan Benítez, un jornalero que radica en Huntington hace más de una década.

Luís Montes, portavoz del Ejecutivo de Suffolk, expresó que las medidas logradas por la demanda reivindican los derechos construccionales de los residentes de Long Island, y generan mayor confianza hacia las autoridades migratorias y policiales.

Aunque Montes prefirió no ofrecer una posición oficial respecto a las redadas ilegales de ICE y su programa Comunidades Seguras, indicó que la administración de Steven Bellone, ejecutivo de Suffolk, se esfuerza por reforzar lazos con las familias inmigrantes del área.

“El servicio de traducción en las diversas agencias de gobierno, incluida la Policía local, es un avance en la lucha por el respeto de los derechos más fundamentales de nuestros ciudadanos”, indicó.

Roos Feinstein, portavoz de ICE, declinó ofrecer comentarios acerca de los nuevos procedimientos a los que deberán someterse.

Alrededor de la web