Una píldora que atraganta a algunos padres

Nueva York — Continúan las opiniones encontradas luego de que el juez federal Edward R. Korman, permitiera que menores de 17 años puedan adquirir la píldora del día siguiente o “Plan B” sin receta médica o el consentimiento de un adulto.

Algunos padres expresaron que la venta libre de la píldora podría contribuir a que los chicos sean menos responsables sexualmente.

“Me preocupa que el medicamento no se use como el plan de emergencia, sino como un método común para evitar el embarazo”, opinó la puertorriqueña Martha Reina, residente de East Harlem. “Las chicas tomarán el asunto demasiado fácil, es mejor invertir en educación respecto al sexo seguro. El uso correcto del condón evitaría todo el problema”.

Menores entrevistadas opinaron que la libre venta del “Plan B” ofrece mayor seguridad, pues en el pasado recurrían a pequeñas farmacias para adquirir la píldora.

“Comprar la pastilla no es nuevo para muchas niñas, sólo había que ir a buscarla a un negocio chico que no pidiera receta ni identificación”, dijo Soledad V., de 17 años. “Lo bueno es que ahora no hay que esconderse o pedirle a alguien mayor que la compre por ti”.

La dominicana Sharon de la Cruz, activista de la organización The Point, en El Bronx, que en los últimos años enfoca esfuerzos en la salud y educación sexual de jóvenes, calificó como positivo la venta libre de la píldora.

“No se debe criminalizar la decisión de evitar un embarazo no planeado. Las mujeres, jóvenes y adultas, tienen el derecho a decidir sobre su cuerpo sin temor a ser juzgadas”, indicó la activista de 26 años.

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA), tiene 30 días de plazo para levantar las restricciones.

La píldora se vende en farmacias de la ciudad entre $40 a $60, y los farmacéuticos estaban obligados a solicitar una identificación y la receta médica antes de proveerla. Esta debe ser ingerida no más de 72 horas después del acto sexual sin protección.