Times Square ya tiene ‘Naked Cowboys’ latinos (fotos/video)

El puertorriqueño Pablo Jiménez y la colombiana Alejandra Quiñones son los nuevos vaqueros al semidenudo
Times Square ya tiene ‘Naked Cowboys’ latinos (fotos/video)
Pablo Jiménez y Alejandra Quiñones son los nuevos "naked cowboy/girl" en Times Square.
Foto: EDLP / Humberto Arellano

NUEVA YORK — El famoso personaje de Times Square “The Naked Cowboy” o El Vaquero Desnudo, ya tiene su versión latina y por partida doble. El puertorriqueño Pablo Jiménez y a la colombiana Alejandra Quiñones son la nueva cara de la marca The Naked Cowboy, la franquicia del vaquero original, el norteamericano Robert John Burk.

Burk cuenta que las versiones latinas de su personaje surgieron por casualidad. “Yo no salí a buscar latinos para que trabajaran en paños menores en Times Square. Pablo y Alejandra vinieron a mí y me dijeron que querían trabajar como vaqueros desnudos, y los contraté”, dijo.

Jiménez, de 58 años y residente de El Bronx, dijo que se convirtió en el Naked Cowboy latino por falta de empleo y por pura casualidad. “La primera vez que me vestí de Naked Cowboy fue en una fiesta grande en El Bronx y gané todos los premios al mejor disfraz”, dijo Jiménez. “Yo vendía autos en un concesionario y cuando el negocio cerró, me quedé sin trabajo, y como tenía talento de ‘Naked Cowboy’ caí aquí, en Times Square y ya tengo un año en el oficio”, señaló.

“La gente nos pide que le cantemos canciones o el cumpleaños feliz, y a las mujeres, que son las más bromistas, les gusta fotografiarnos el fondillo”, se rió.

La “Cowgirl” latina, Alejandra Quiñones, llegó a Nueva York hace dos años. Luego de trabajar en restaurantes, decidió vestirse de Gatúbela y de Mujer Maravilla e irse a Times Square. Allí conoció a Jiménez y éste la convenció de que ella era la persona ideal para ser la Vaquera Desnuda latina.

“Yo le temía al frío pero en diciembre me decidí y desde entonces todos los días estoy aquí”, dijo.

Según la “Cowgirl” de los nuevos vaqueros ella es la que gana más dinero porque los hombres son más generosos con las mujeres a la hora de dar las propinas.

La vaquera latina es casada y a su esposo, según reveló, le encanta su oficio. Su único hijo, Nicolás Olaya, de 13 años, la acompaña los fines de semana.”A mí me encanta estar rodeada de mucha gente. Es una experiencia muy bonita”, confesó la mujer, quien reside en Nueva Jersey.

Los Naked Cowboys, que también incluye a un afroamericano, no tienen una tarifa para posar en fotos, sólo reciben propinas, y por lo regular ganan de $50 a $300 al día, dependiendo de la temporada. Por ser parte de una franquicia y tener el permiso de llevar ropa interior, el sombrero, botas y guitarra con el sello original del Naked Cowboy, todos, con excepción de Jimenez, tienen que pagar $500 al mes o $5,000 al año a la empresa de Burk.

“Como yo le conseguí a Robert a la muchacha y al afroamericano, no tengo que pagar la franquicia. Ahora es Robert quien me paga a mí”, dijo Jiménez.

La franquicia del Naked Cowboy también provee licencia del uso de su nombre e imagen para múltiple productos, como los populares ostiones Naked Cowboy Oyster. Aunque Burk no dijo el monto exacto que le deja la franquicia, creada en 2008, reveló que espera que este año rompa la marca de $1 millón.

Jimenez destacó que lo mas difícil de este oficio tan particular son las bajas temperaturas “Lo peor es el frío, y para ello trabajamos una hora fuera y media hora nos calentamos en un negocio del área”, dijo Jiménez, quien regularmente se coloca frente al hotel Marriott Marquis.

Alrededor de la web