Consigue una venta más productiva

Este proceso puede ser menos traumático si tomas las medidas necesarias para hacerlo organizadamente
Consigue una venta más productiva
Foto: archivoap

Vender la casa que ha sido el cálido hogar de la familia es, de por sí, una experiencia cargada de emociones — Inclusive cuando logres en la transacción una ganancia, y no la hagas forzado por circunstancias económicas. ¡Tantos recuerdos y experiencias se dejan atrás junto con esas paredes! Además, el papeleo y las gestiones son un reto para los nervios. Pero este proceso puede ser menos traumático si tomas las medidas necesarias para hacerlo organizadamente:

1. Ante todo, busca un agente de bienes raíces con quien te sientas a gusto. Pregúntale cómo van a anunciar la venta de tu casa—en qué publicaciones, en qué página del Internet, qué letreros van a colocar fuera de la residencia. Un agente que pide una comisión completa debe hacer más que simplemente poner tu casa en las listas locales, así que exige un buen trabajo antes de firmar un contracto.

2. Tú puedes hacer mucho por vender bien tu casa, sobre todo en estos tiempos donde los precios han bajado tanto y el mercado está en contra del vendedor. Para ello, facilita que la vivienda pueda mostrarse todos los fines de semana.

3. Pero recuerda que mucha gente visita estas casas para ver la decoración, buscar ideas para remodelaciones y para soñar. Tú no tienes tiempo para eso. Un consejo: coloca los objetos de valor, el dinero y las joyas en una caja fuerte o en un lugar seguro en esas ocasiones. Una visita especialmente útil es la otros agentes locales, pues eso genera más posibles compradores.

4. Es recomendable que te encuentres en la casa para responder a las preguntas, pero sale de la vivienda mientras hay gente viéndola. Esto es algo que los agentes saben muy bien: la continua presencia de un propietario aleja a los posibles compradores.

5. Si fumas dentro de la vivienda (o si tienes mascotas), contrata un servicio de limpieza profesional para las alfombras y cortinas, pinta el interior y fuma en el exterior mientras esté a la venta. Quizás pienses que tu casa huele bien, pero tal vez ésa no es la realidad.

6. Ordena bien la casa y fíjate que los baños estén impecables, pues una propiedad limpia se vende mucho mejor que una casa sucia y desordenada.

7. Es posible que para poder vender la propiedad tengas que solucionar problemas de la casa con los que tú has vivido durante año, pero que el comprador no desea. Por tanto, sé honesto contigo mismo sobre las condiciones de tu techo, los pisos, las tuberías o cualquier otro problema grande de la propiedad.

Verás que si tomas estas medidas, acortarás el tiempo de venta de tu casa, y saldrás de ella a mejor precio y con menos dolores de cabeza.