Exjuez Garzón trata de cínicos a guerrilleros

Sigue a El Diario NY en Facebook
Exjuez Garzón trata de cínicos a guerrilleros
Baltasar Garzón durante una visita al Museo de la Memoria, en Santiago de Chile.
Foto: efe

BOGOTA/AP — El famoso exjuez español Baltasar Garzón calificó de cínica e inaceptable la postura de la guerrilla de las FARC de no querer reconocer que durante casi 50 años de guerra contra el Estado han provocado víctimas.

“Según lo que ha transcendido (desde Cuba), ellas (las FARC) se llaman a sí mismas víctimas y no admiten la existencia de las que produjeron durante la guerra, ni ningún tipo de responsabilidad sobre ellas. Esa posición me parece cínica y es inaceptable”, aseguró Garzón en una entrevista con el diario bogotano El Espectador.

Actualmente el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) adelantan en La Habana un proceso de paz para tratar de poner fin a casi medio siglo de conflicto armado.

En concepto de Garzón, que se hizo mundialmente famoso cuando en 1998 ordenó el arresto en Londres del ex dictador chileno Augusto Pinochet, “mis reflexiones sobre la situación actual del proceso de paz son ambivalentes: estoy de acuerdo con las conversaciones entre el Estado y la guerrilla y he dicho públicamente que apoyo la decisión del presidente de la República y que alabo su valentía al habérsela jugado por ese camino. Pero también he sostenido que en este proceso deben respetarse los derechos de verdad, justicia y reparación de las víctimas”.

En febrero de 2012, el Tribunal Supremo español condenó a Garzón por ordenar unas escuchas telefónicas ilegales. Sobre ese particular dijo que “hay una condena del Tribunal Supremo contra mí que no comparto y que estoy combatiendo aún pero, fíjese lo curioso: se habló de la limitación al derecho de defensa porque ordené la interceptación de las comunicaciones, en prisión, de los jefes máximos de una de las redes de corrupción más grandes que ha existido en la democracia española. Y esa investigación terminó implicando a casi 100 cargos de Partido Popular, algunos de ellos, con alta relevancia. O sea, era una investigación necesaria para combatir la delincuencia y fue exitosa”.

Garzón insistió que su caso, por el que fue sancionado en su país, no puede compararse con el escándalo de espionaje que estalló en Colombia hace cuatro años en el interior del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS).